Buscador

jueves, 19 de abril de 2018

Otiorhynchus sulcatus

Como ya llegó la primavera, vuelvo a hablar y poner fotografías de insectos. Hoy voy a hablar de un bichito minúsculo, pero no por ello menos importante. En realidad me lo encontré ayer por la tarde y que lo haya visto puede ser un aviso de que esta primavera vayamos a tener un plaga, así que atención los que cultivéis el campo o tengáis invernaderos.

El bichito en cuestión es un gorgojo. De los gorgojos hablé solo un par de veces ( ver las entradas de esta tarde me encontré con ungorgojo y Sitona lineatus: el gorgojo de la hoja del guisante), porque son difíciles de ver por su pequeño tamaño y mas difíciles de fotografiar si lo haces a pulso, como hago yo. Vamos, es lo que yo llamo practicar fotografía de apnea, porque o dejas de respirar hasta que se te pone la cabeza de color morado o no consigues una fotografía aceptable.

Así que hoy bajaremos de nuevo la escalera taxonómica hasta el Infraorden cucujiformia como hicimos en las otras dos ocasiones:

Reino: Animalia
Superfilo: Panarthropoda
Filo: Arthropoda
Subfilo: Pancrustacea
Infrafilo: Atelocerata
Superclase: Hexapoda
Classe: Insecta
Subclase: Dicondylia
Infraclase: Pterygota
Orden: Coleoptera
Suborden: Polyphaga
Infraorden: Cucujiformia

Entramos pues de lleno en un grupo de coleópteros polífagos con especies que en su gran mayoría son comedoras de plantas, incluyendo hojas, semillas, polen, madera, detritos, etc y que tiene 6 superfamilias

  • Chrysomeloidea,
  • Cleroidea,
  • Cucujoidea,
  • Curculionoidea,
  • Lymexyloidea,
  • Tenebrionoidea

A nosotros nos interesa la Superfamilia Curculionoidea que sabemos que contiene más de 60.000 especies. Esta superfamilia la subdividimos en

1) Orthoceri o gorgojos primitivos: Anthribidae, Attelabidae, Belidae, Brentidae, Caridae y Nemonychidae

2) Gonatoceri o “verdaderos gorgojos” (Familia Curculionidae)

Los curculiónidos o verdaderos gorgojos tienen una filogenia compleja, con más de 40 000 especies, pero se aceptan universalmente las siguientes subfamilias:

  • Baridinae,
  • Cossoninae,
  • Curculioninae,
  • Cyclominae,
  • Entiminae,
  • Molytinae,
  • Platypodinae
  • Scolytinae.

La subfamilia Entiminae contiene a la mayoría de los gorgojos con probóscide corta y de importancia para el agricultor porque muchos de ellos son considerados plagas.

Tenemos las siguientes tribus:

Agraphini
Alophini
Anomophthalmini
Anypotactini
Blosyrini
Brachyderini
Celeuthetini
Cneorhinini
Cratopini
Cylydrorhinini
Cyphicerini
Dermatodini
Ectemnorhinini
Elytrurini
Embrithini
Entimini
Episomini
Eudiagogini
Eupholini
Eustylini
Geonemini
Holcorhinini
Hormorini
Hyperini
Laparocerini
Leptostethini
Lordopini
Mesostylini
Myorhinini
Nastini
Naupactini
Nothognathini
Omiini
Oosomini
Ophryastini
Ophtalmorrhynchini
Otiorhynchini
Ottistirini
Pachyrhynchini
Peritelini
Phyllobiini
Polycatini
Polydrosini
Premnotrypini
Pristorhynchini
Prypnini
Psallidiini
Rhyncogonini
Sciaphilini
Sitonini
Tanymecini
Tanyrhynchini
Thecesternini
Trachyphloeini
Tropiphorini
Typhlorhinini


La tribu Otiorhynchini contiene los siguientes géneros:

  • Agronus
  • Calyptops
  • Catergus
  • Cirrorhynchus
  • Dodecastichus
  • Epitimetes
  • Homodus
  • Hygrochus
  • Kocheriana
  • Lepydnus
  • Limatogaster
  • Meiranella
  • Neotournieria
  • Otiorhynchus
  • Parameira
  • Parotiorhynchus
  • Pavesiella
  • Phaeocharis
  • Pseudocratopus
  • Rhynchotious
  • Sciobius
  • Sciopithes
  • Solariola
  • Tylotus
  • Otiorhynchites
  • Otiorrhynchites

Pero en España solo podemos encontrar algún especimen de Cirrorhynchus, Dodecastichus, Limatogaster, Neotournieria, Otiorhynchus, Parameira, Solariola o Tylotus


Hoy hablaré del género Otiorhynchus Germar, 1822

Sinonimia: Brachyrhinus Latreille

Es este un género originario de la región paleártica, aunque dieciséis especies fueron introducidas accidentalmente en América del Norte donde se han extendido ampliamente.

En muchas especies de este género algunas razas son poliploides y partenogenéticas, mientras que el resto de las razas son diploides y de reproducción sexual.

Representan plagas para los cultivos del ser humano, tanto larvas como adultos.
Dentro del género tenemos las siguientes especies:

Otiorhynchus alpicola
Otiorhynchus arcticus
Otiorhynchus cribricollis
Otiorhynchus cuneiformis Waterhouse
Otiorhynchus dieckmanni
Otiorhynchus frater Styerlyn, 1861
Otiorhynchus gemmatus
Otiorhynchus grischunensis[6]
Otiorhynchus ligneus
Otiorhynchus ligustici
Otiorhynchus magnanoi[7]
Otiorhynchus meridionalis
Otiorhynchus morio Germar, 1824
Otiorhynchus ovatus Linnaeus, 1758
Otiorhynchus porcatus
Otiorhynchus rhacusensis
Otiorhynchus radjai[5]
Otiorhynchus raucus
Otiorhynchus rugifrons
Otiorhynchus rugostriatus
Otiorhynchus scaber
Otiorhynchus singularis
Otiorhynchus sulcatus
Otiorhynchus vehemens

Nosotros veremos ahora a

Otiorhynchus sulcatus Fabricius

Otiorhynchus es una palabra que deriva del griego "ous, otis" que significa oreja y "rhyngchos" que significa hocico. Sulcatus deriva del latín "sulcatus, -a, -um" que significa con surcos.

Vulgarmente se le conoce como Gorgojo de los invernaderos, de la frutilla o de la vid

Este gorgojo es uno de los que siendo originario de la Europa meridional, se ha establecido con éxito en Norteamérica y curiosamente debido a que su introducción fue accidental y se reproducen por partenogénesis, en el continente americano se encuentran solo hembras. Se reportó por primera vez en Connecticut en 1910.

Aparecen durante los meses de Abril y Mayo. A los tres meses, en plena primavera, ponen entre 100- 250 huevos (mas o menos esféricos y de 0,7 mm de tamaño) en el suelo a muy poca profundidad y, al cabo de 30 días eclosionan, saliendo las larvas de color blanquecino cremoso y con la cabeza negra que roen raíces y, así pernancen entre 9-10 meses y 2 años, momento en el que se transforman en ninfas (aún bajo el suelo) y los adultos invernan para salir a finales de marzo. Tienen una sobrevida de 15-18 meses. Por lo tanto un ciclo generacional necesita 2,5 a 4 años para cumplirse.

La larva es ápoda y tiene una longitud mayor a los 11 mm con el cuerpo de color blanco cremoso a blanco marronaceo pero con la cabeza oscura. La pupa mide de 7 -9 mm de largo y es del mismo color blanco cremoso con los ojos púrpura. En el primer estadio se alimentan de hojas, pero tras la primera muda se alimentan de raíces y pueden causar graves daños a las plantas.


Los adultos tienen el cuerpo de forma abombada y color negruzco que llega a medir 1 cm de longitud. Su rostro es relativamente corto y ancho en comparación al de otros curculiónidos, el tórax lo tiene remachado de pequeños bultos como cabezas de alfiler y los élitros que se encuentran fusionados impidiéndole volar están surcados longitudinalmente y más o menos salpicados por puntos claros e irregulares y pelitos blancos. Las antenas son geniculadas.


Se esconden durante el día y salen al caer la tarde para alimentarse por la noche. Son muy polífagos y pueden encontrarse en Rododendro, Azalea, Hortensia, Evónimo, Camelia, Glicinia, así como en plantas perennes, anuales, bulbosas y plantas de interior (Fucsia, Begonia, Ciclamen, Impatiens, Primulas, Sedum,...) así como vid, alfalfa, fresa y frutales. Puestos en el reverso de una hoja, se la comen por el margen dejando lóbulos circulares recortados. Si se sienten amenazados se dejan caer.

El daño causado en la etapa larval por comer de las raíces es altamente destructivo para la planta. Las larvas se alimentan entre la mitad del verano hasta el otoño y de nuevo al comienzo de la primavera. Al principio, las larvas comen de las raíces más tiernas, pero en la primavera se mueven a comer la corteza de las raíces gruesas o del tallo, a veces rodeándolas por completo. Los daños a las raíces pueden pasar sin ser detectados en los invernaderos, pero las plantas infestadas que se siembran en los paisajes domésticos, la mayor parte de las veces, mueren.

Los daños causados por los adultos se ven en la forma de cortes marginales en hojas anchas del follaje verde y en las hojas de otras plantas hospederas. En raras ocasiones este daño impacta la salud de la planta, aunque puede ser extendido.