Buscador

lunes, 18 de diciembre de 2017

Pogona vitticeps, el lagarto barbudo

La última vez que ha hablado de un animal ha sido de una tortuga por lo que introduje la Clase  Sauropsida y lo primero que dije de ella fue que son un clado de vertebrados amniotas al que pertenecen la mayor parte de los reptiles y también las aves y que durante años se usó el término reptiles (Reptilia) para clasificar a la mayor parte de los miembros del grupo e incluyendo tres grandes linajes: Synapsida, Anapsida y Diapsida.

Dentro de los diápsidos tenemos el Orden Squamata, es decir los escamosos, que evolutivamente representan el orden más reciente y de mayor número de especies de reptiles (mas de 5000) y que en la actualidad han alcanzado mayor éxito ecológico.Estos eptiles conservan numerosos caracteres reptilianos primitivos, presentandp varias especializaciones a las que puede atribuirse en parte el éxito que han alcanzado, entre ellas el que la parte superior de la mandíbula superior esté rígidamente unida al cráneo pero el maxilar inferior posea un cuadrado móvil que comunica su movimiento a los huesos de mandíbula, lo que favorece la deglución de las presas (cráneo cinético), o el tener un par de órganos copuladores exclusivos.

Los escamosos también se caracterizan por:

1) la muda de su piel.

2) Poseer dos órganos de Jacobson inervados por una rama individualizada del nervio olfatorio que participan en el reconocimiento sexual y el seguimiento del rastro oloroso dejado por las presas.

3) la autotomía de su cola debida a la presencia de planos especiales de ruptura de las vértebras caudales y regeneración posterior de la misma, pero sin las vértebras, ya que estas no pueden regenerarse y son sustituidas por un tubo cartilaginoso no segmentado.

Estos animales aparecieron a finales del Triásico pero ninguna de las familias actuales es muy anterior al Cretácico.

De manera tradicional este orden se ha dividido en tres subórdenes:
  • Suborden Lacertilia (antes saurios)

    Infraorden Dibamidae
    Infraorden Iguania
    Infraorden Gekkota
    Infraorden Scincomorpha
    Infraorden Diploglossa
    Infraorden Platynota

  • Suborden Serpentes (u ofidios)

    Infraorden Alethinophidia
    Infraorden Scolecophidia
  • Suborden Amphisbaeni (culebrillas ciegas)

* el clado extinto Polyglyphanodontia parece ser el taxón hermano de Scleroglossa.


Los lacertilios o lagartos representan la mayoría de los reptiles actuales, como varanos, iguanas, coritofánidos, camaleones, lagartos, lagartijas y geckos así como algunas formas fósiles muy notables, como los mosasaurios del Cretácico Superior, Normalmente tienen cuatro patas, oído con apertura externa y párpados móviles. Algunas especies de lagartos, llamados serpientes de cristal o luciones, no tienen patas funcionales, a pesar de tener vestigios del esqueleto de las patas. Se distinguen de las verdaderas serpientes por la presencia de aberturas timpánicas y párpados. Su cuerpo es alargado y con una cola bien desarrollada. El rango de longitudes va de unos pocos centímetros de algunos geckos del Caribe hasta los cerca de 3 metros del dragón de Komodo.

Estos animales se alimentan generalmente de invertebrados como insectos o arácnidos, y en ocasiones, dependiendo de la especie, de pequeños vertebrados, incluyendo a otras especies de lagartos. Unas pocas especies son omnívoras y pueden comer plantas. Solamente un género es venenoso, Heloderma, además del dragón de Komodo que tiene un par de glándulas de veneno en la mandíbula inferior.

La mayoría de los lagartos son ovíparos, aunque unas pocas especies  son ovovivíparas.

Dentro del Suborden Lacertilia reconocemos los siguientes Infraórdenes y Familias:

        Familia Bavarisauridae †
        Familia Eichstaettisauridae †

    Infraorden Dibamia

        Familia Dibamidae

    Infraorden Iguania

        Familia Arretosauridae †
        Familia Euposauridae †
        Familia Corytophanidae
        Familia Iguanidae
        Familia Dactyloidae
        Familia Phrynosomatidae
        Familia Polychrotidae
        Familia Leiosauridae
        Familia Tropiduridae
        Familia Liolaemidae
        Familia Leiocephalidae
        Familia Crotaphytidae
        Familia Opluridae
        Familia Hoplocercidae
        Familia Priscagamidae †
        Familia Isodontosauridae †
        Familia Agamidae
        Familia Chamaeleonidae

    Infraorden Gekkota Cuvier, 1817

        Familia Carphodactylidae Kluge, 1987
        Familia Diplodactylidae Underwood, 1954
        Familia Eublepharidae Boulenger, 1883
        Familia Gekkonidae Oppel, 1811
        Familia Phyllodactylidae Gamble, Bauer, Greenbaum & Jackman, 2008
        Familia Pygopodidae Boulenger, 1884
        Familia Sphaerodactylidae Underwood, 1954

    Infraorden Scincomorpha Camp, 1923

        Familia Paramacellodidae †
        Familia Slavoiidae †
        Familia Scincidae Gray, 1825
        Familia Cordylidae Mertens, 1937
        Familia Gerrhosauridae Fitzinger, 1843
        Familia Xantusiidae Baird, 1858
        Familia Lacertidae Gray, 1825
        Familia Mongolochamopidae †
        Familia Adamisauridae †
        Familia Teiidae Gray, 1827
        Familia Gymnophthalmidae Merrem, 1820

    Infraorden Diploglossa Cope, 1864

        Familia Anguidae Gray, 1825
        Familia Anniellidae Boulenger, 1885
        Familia Xenosauridae Cope, 1866

    Infraorden Platynota Duméril & Bibron, 1836

        Familia Varanidae Hardwicke & Gray, 1827
        Familia Lanthanotidae Steindachner, 1877
        Familia Helodermatidae Gray, 1837
        Familia Mosasauridae †
        Familia Shinisauridae Ahl, 1930


Los iguanios (Infraorden Iguania)
son las iguanas, camaleones, agámidos y varios lagartos del Nuevo Mundo, como los anolis y los frinosomátidos. Son en general animales arborícolas y tienen lenguas primitivas, carnosas y no prensiles, aunque esta condición se encuentra muy modificada en los camaleones.

Los agámidos (Familia Agamidae) son una familia de saurópsidos escamosos del infraorden Iguania con más de 400 especies que podemos entontrar desde cálidos desiertos a selvas tropicales de África, Asia, Oceanía, y algunas en el sur de Europa. Son animales que suelen tener fuertes patas, autotomía de colas que no deben tocarse y cuya regeneración es posible en geckos. Muchas especies de agámidos son capaces de limitados cambios de coloración. Se reconocen seis clados o linajes de agámidos:
  • Agaminae
  • Amphibolurinae Wagler, 1830
  • Draconinae Fitzinger, 1826
  • Hydrosaurinae Kaup, 1828
  • Leiolepidinae Fitzinger, 1843
  • Uromastycinae Theobald, 1868

Agaminae comprende los siguientes géneros:
  • Género Acanthocercus
  • Género Acanthosaura
  • Género Agama
  • Género Amphibolurus
  • Género Aphaniotis
  • Género Brachysaura
  • Género Bronchocela
  • Género Bufoniceps
  • Género Caimanops
  • Género Calotes
  • Género Ceratophora
  • Género Chelosania
  • Género Chlamydosaurus
  • Género Cophotis
  • Género Coryphophylax
  • Género Cryptagama
  • Género Ctenophorus
  • Género Dendragama
  • Género Diporiphora
  • Género Draco
  • Género Gonocephalus
  • Género Harpesaurus
  • Género Hydrosaurus
  • Género Hypsicalotes
  • Género Hypsilurus
  • Género Japalura
  • Género Laudakia
  • Género Lophocalotes
  • Género Lophognathus
  • Género Lyriocephalus
  • Género Mictopholis
  • Género Moloch
  • Género Oreodeira
  • Género Oriocalotes
  • Género Otocryptis
  • Género Phoxophrys
  • Género Phrynocephalus
  • Género Physignathus
  • Género Pogona
  • Género Psammophilus
  • Género Pseudocalotes
  • Género Pseudotrapelus
  • Género Ptyctolaemus
  • Género Rankinia
  • Género Salea
  • Género Sitana
  • Género Trapelus
  • Género Tympanocryptis
  • Género Xenagama

Siguiendo la tendencia que inicié hace unos días describiendo animales Australianos, hablaré hoy pues de las especies del género Pogona se encuentran las regiones áridas de Australia. Cuentan con espinas dispuestas en su cuello que pueden erizarse para amenazar a un contendiente o durante la época de celo. Pueden variar su color frente a diferentes estímulos como la temperatura, son buenos escaladores y les gusta tomar el sol sobre las rocas y los arbustos.

Este género está conformado por las siguientes especies:
  • Pogona barbata (Cuvier, 1829)
  • Pogona henrylawsoni Wells & Wellington, 1985
  • Pogona microlepidota (Glauert, 1952)
  • Pogona minima (Loveridge, 1933)
  • Pogona minor (Sternfeld, 1919)
  • Pogona mitchelli (Badham, 1976)
  • Pogona nullarbor (Badham, 1976)
  • Pogona vitticeps (Ahl, 1926)


Pogona vitticeps (Ahl, 1926)

La palabra Pogona deriva del griego "pogon" que significa barba y vitticeps del latín "vittatus,a, um" que significa adornado de una faja estrecha o banda + ceps de "caput, itis" que significa cabeza.

El nombre vulgar de la especie es el de dragón barbudo o barbado.

Es una especie originaria de los desiertos y sabanas del suroriente de Australia, más concretamente de los estados de Nueva Gales del Sur y Victoria.

Terrestre y semiarborícola, es demás un animal diurno que al caer la noche baja al suelo, busca un escondite y toma un sitio poco visible para descansar. Es omnívoro y bebe del rocío del campo. 


La característica morfológica que le da nombre es un repliegue de piel con escamas puntiagudas que tiene debajo de la garganta, como si fuese una barba. También tiene el cuerpo recubierto de espina, garras no retráctiles, párpados funcionales y dos hileras de manchas a lo largo de su espalda.  La boca es grande y con una fuerte dentición. Hay dragones barbudos de una gran variedad de colores, incluyendo castaño, pardo, gris, verde, rojizo, y anaranjado. cada individuo es capaz de experimentar cambios muy leves de su color para ayudar a regular su temperatura y expresar su estado de ánimo.

Los machos adultos, que llegan a medir hasta 60 cm de largo y a pesar 450 g, son más grandes que las hembras; poseen varios poros femorales bien diferenciados situados dentro de los muslos. Los abultamientos del hemipene a ambos lados de la cola, son visibles en los machos.

Cuando se siente amenazado, el dragón barbudo abre ampliamente la boca, desplegando al mismo tiempo su barba de espinas, la cual se colorea de negro, con el fin de impresionar sus adversarios.

Son animales territoriales, que pueden vivir más de siete años. Alcanzan la madurez sexual al cabo de 1 o 2 años de vida.

Para la cópula, el macho oscila la cabeza cerca de la hembra e infla su barba. Las hembras receptivas se aplanan ligeramente y levantan levemente la cola. El macho coge entonces el cuello de la hembra con sus dientes y coloca su cuerpo de manera que pueda colocar las dos cloacas una cerca de la otra. Usará entonces el hemipene para fertilizar a la hembra.

Las hembras excavan una madriguera en la que depositan unos 20-25 huevos. Además pueden realizar hasta 9 puestas al año. No es necesario para todas estas puestas que se vuelva a aparear, puesto que pueden almacenar el esperma de los machos para fertilizar los huevos de varias puestas posteriores. Los huevos eclosionan entre los 55 y 75 días de la puesta.