Buscador

jueves, 14 de diciembre de 2017

Avestruz africano: Struthio camelus

Cuando comencé a hablar de los pájaros expliqué que las aves modernas (subclase Neornithes) son un clado que incluye todas las aves actuales y que dividimos en dos superórdenes, siendo uno de ellos el Orden Paleognathae.

Tradicionalmente se dividía el orden Paleognathae en dos linajes: tinamúes y ratites, que comparten una compleja estructura ósea en la mandíbula superior, denominada paladar paleognato. Según los últimos estudios moleculares los tinamúes (Tinamiformes) están insertos dentro del grupo de las ratites, haciendo de éste un grupo parafiletico. Las ratites (Ratitae) son un clado de aves paleognatas originado en Gondwana hace más de 90 millones de años. La mayoría tiene un esternón plano, sin quilla (en la quilla se insertan los músculos para volar), gran tamaño, plumas con aspecto de pelo, alas pequeñas en relación al cuerpo, cuellos largos, patas largas y robustas, y caderas anchas. Son aves no voladoras, a excepción de los tinamúes. Las ratites se distribuyen en Nueva Zelanda (kiwis), África (avestruz), América (ñandúes) y en Australia y la isla de Nueva Guinea (emú y casuarios). Por otra parte, los tinamués son endémicos del Neotrópico (Sudamérica y Centroamérica).

Struthionidae es una familia de aves ratites no voladoras que apareció durante la época del Eoceno. Actualmente solo están representadas por un único género, Struthio, del que se conocen varias formas extintas.

  • Palaeotis weigelti Lambrecht 1928
  • Orientornis linxiaensis (Hou et al. 2005) Wang 2008
  • Struthio Linnaeus 1758
           †S. anderssoni Lowe 1931
           †S. chersonensis Brandt 1873
           †S. daberasensis Pickford, Senut & Dauphin 1995
           †S. kakesiensis Harrison & Msuya 2005
           †S. karingarabensis Senut, Dauphin & Pickford 1998
           †S. mongolicus
           †S. asiaticus Brodkorb 1863
           †S. coppensi Mourer-Chauviré et al. 1996
           †S. dmanisensis Burchak-Abramovich & Vekua 1990
           †S. karatheodoris Forsyth Major 1888
           †S. oldawayi Lowe 1933
           †S. wimani Lowe 1931
           †S. transcaucasicus Burchak-Abramovich & Vekua 1971
           S. molybdophanes Reichenow 1883 (avestruz somalí)
           S. camelus Linnaeus 1758

                   S. c. australis Gurney 1868 (avestruz sudafricano)
                   †S. c. syriacus Rothschild 1919 (avestruz árabe)
                   S. c. camelus Linnaeus 1758 (avestruz norteafricano)
                   S. c. massaicus Neumann 1898 (avestruz masai)


El avestruz doméstico, cuello negro o african black (Struthio camelus var. domesticus), es un mestizaje, desarrollado a partir de las subespecies Struthio camelus camelus y Struthio camelus australis, por lo tanto, no existe en la naturaleza. De tamaño menor a las otras subespecies de avestruces, posee un comportamiento menos agresivo, lo que permite un manejo más fácil en los criaderos y la industria del avestruz.


Struthio camelus camelus, Linnaeus 1758

La palabra Struthio llega al español por el occitano provenzal «estrutz», que deriva del latín «struthĭo», y esta del griego «στρουθíων»que significa gorrión. Camelus deriva del griego «κάμηλος» que significa camello. Es decir el término científico quiere decir "gorrión (grande como un) camello"

Recuerdo que cuando hablé del Emú comenté que solo había un ave mas grande que ella y que esa era precisamente el avestrúz. El avestruz es el ave viviente de mayor tamaño, ya que puede superar los dos metros y medio de altura y los ciento cincuenta kilos de peso. Otra característica que las distingue rápidamente del Emú además de su mayor tamaño es que en las patas presentan sólo dos dedos y no tres. Otra importante diferencia con el Emú es que estas aves sí presentan dimorfismo sexual.

Su distribución geográfica es en zonas áridas y semiáridas con abundante arena, por lo que su hábitat puede comprender lugares con oscilaciones térmicas de entre los -15 y 40 °C (día y noche), lugares con gran amplitud térmica, y una pluviometría de 200 mm. Ocupa espacios abiertos, donde su altura le permite avistar a los posibles predadores que se acerquen, viviendo tanto en desiertos como en sabanas, o en llanuras de escasa vegetación donde aparezca algún que otro árbol, arbustos y hierba de la que alimentarse. Estos hábitats se encuentran preferentemente en África y Arabia. En tiempos pasados también habitó en Oriente Medio. Alrededor del 90% de los avestruces silvestres habitan en África, al sur de la línea del ecuador, por una zona que va de Senegal a Etiopía y Somalia, por el Sur hasta Tanzania y con una población aislada en Sudáfrica. El restante % corresponde a la subespecie nominal, la única superviviente al norte del ecuador y que se encuentra en serio peligro de extinción.

Avestruz africano: Struthio camelus

El avestruz norteafricano es un ave de gran corpulencia. La hembra suele ser de menor tamaño que el macho, que puede llegar a medir alrededor de 2´5 m y pesar 180-250 kg.

Su cabeza es pequeña y con dos grandes ojos que miden cinco centímetros de diámetro y le proporcionan una vista excelente. El cuello y las extremidades largas y musculosas pero sin plumas y con dos grandes dedos en cada pata con poderosas garras. Sus fuertes patas terminadas en estos dos dedos les permiten alcanzar velocidades en carrera de 80-90 km/h y mantener una velocidad de 65 Km/h durante media hora seguida. En la cabeza nos encontramos dos grandes ojos de 5 cm de diámetro, protegidos por pestañas gruesas, que le proporcionan una vista excelente. Y el pico que es corto, plano y romo rojo-anaranjado, que intensifica su color en época reproductiva. El largo cuello y la cabeza están recubiertas de un plumón muy corto, y las patas están completamente desprovistas de plumas. La parte delantera de las tibias de los machos es también roja.

El macho, por lo general, llega a medir unos 4,75 m y tiene el cuerpo cubierto de plumas negras excepto en las alas y la cola que son blancas y sedosas. Mientras que la hembra mide alrededor de 2,30 m y presenta un plumaje de color marrón claro o grisáceo con menos o ninguna pluma blanca. El color del plumaje en las hembras depende de la presencia de estrógenos, por lo tanto, las hembras inmaduras o esterilizadas presentan un plumaje negro. Las alas con plumas sueltas y caídas no les permiten volar pero les sirven para equilibrar la carrera o los movimientos que realizan y como mecanismo de defensa, agitándolas para atacar a posibles depredadores.

El macho adulto emite un leve sonido ronco semejante a un bramido cuando quiere establecer su territorio y avisar a otros ejemplares competidores, así como para controlar a sus propias crías o durante el cortejo nupcial. Las hembras por el contrario no presentan fonación alguna, solamente algo similar a un cloqueo cuando son cortejadas por el macho.

Los machos alcanzan la madurez alrededor de los 3 años de edad. Las hembras, si están bien alimentadas, pueden alcanzar esta madurez unos 6 meses antes.

El avestruz es un ave omnívora que aunque se alimenta fundamentalmente de hojas, tallos, flores y semillas de plantas, también ingiere algunos animales invertebrados e incluso pequeños vertebrados o restos de carroña abandonada por otros animales. Además ingieren piedras que le ayudan a hacer la digestión triturando los tejidos de algunos alimentos, porque no mastican, cogen el alimento con el pico y lo hacen avanzar hacia la apertura del esófago y como no poseen buche donde almacenar el alimento, lo introducen en su proventrículo y molleja que son más largas que las de las demás aves, siendo ahí donde almacenarán y fermentarán todo lo que ingieren.

El avestruz puede sobrevivir sin agua durante algún tiempo, porque si no la encuentra, la extrae de lo que come, aunque en cautividad y en ejemplares de 4 a 6 meses, de prolongarse la carencia de agua por más de 48 horas se observa una disminución aproximada de peso corporal en un 30% y se observa que a partir de 24 horas con privación de agua, el animal reduce considerablemente su ingestión de alimento.

Durante la época de celo, a mediados o finales de mayo, tanto el cuello como el pico del macho toman una coloración rojiza por acción de la testosterona y es entonces cuando se vuelven altamente territoriales defendiendo un área o territorio.

No es cierto el dicho de que esconden la cabeza debajo de tierra cuando tienen miedo.

Los machos realizan un cuidadoso cortejo nupcial para atraer a la hembra, echándose en el suelo, se sentados sobre sus patas con las alas abiertas, levantando y recogiendo un ala tras otra sincronizadamente, al tiempo que realizan un movimiento oscilante de cabeza y cuello, así como suben y bajan la cola. Las plumas blancas en forma de abanico, tanto de alas como de cola, dan el atractivo necesario al macho para aparearse con la hembra, que girará alrededor agitando sus alas y bajando la cabeza para mostrarse receptiva. Esta danza o ritual dura unos diez minutos tras los cuales comienza el coito.

El macho es el encargado de construir el nido que consiste en una depresión cavada en la tierra para que la hembra elegida, llamada hembra principal, sea la primera en colocar sus huevos. La puesta del avestruz se produce desde marzo o abril hasta octubre o noviembre y habrá mas hembras que la principal y mas puestas (entre 3 y 5) ya que el macho vuelve a repetir el cortejo nupcial con otras hembras a las que se llama hembras secundarias. Las hembras secundarias sin embargo, no participan en la incubación y tras la puesta se marchan. Cada hembra puede poner desde 10 hasta 15 huevos (unos 50 huevos por temporada en cautiverio).

El macho es habitualmente el encargado de incubar los huevos por la noche, y la hembra principal lo hace por el día, durante un período de entre 39 y 42 días. El macho incuba una mayor proporción del tiempo que la hembra, alrededor del 65%. De noche, todos los avestruces macho que comparten territorio, se intercambian alternativamente las posiciones de incubación, no siendo la primera vez que un macho despistado pierde su puesta.

Sus huevos son los más grandes de todas las aves; llegan a medir 25 cm de largo. Pesan entre 1 a 2 kg (lo que unos veinticuatro huevos de gallina). Son de color blanco o amarillentos.

Cuando los huevos se abren, el macho se hace cargo de las crías (con ayuda de la hembra), y puede reunir crías de varias familias juntas, dado que al encontrarse dos familias de avestruces diferentes, los padres de ambos se disputan el derecho a cuidar los polluelos. Pueden llegar a verse parejas con más de cien crías y de todos los tamaños, de hecho está documentado un grupo de casi 400 jóvenes.

Cuando nacen los polluelos miden entre 25 y 30 cm de altura, pesando unos 900 g. Durante el primer año de vida los polluelos crecen unos 25 cm al mes. Los machos adultos pueden llegar a alcanzar los 2,75 o incluso 3 metros, y pesar alrededor de 180 kg.