Buscador

miércoles, 6 de diciembre de 2017

La curruca rabilarga


Ya he hablado en alguna ocasión de las aves, en concreto de las aves modernas (Subclase Neornithes) y el Orden Passeriformes; es decir, de algún pájaro.


Dentro del Suborden Passeri Linnaeus, 1758 que comprende a los pájaros cantores tenemos a la Familia Sylviidae, una familia que contiene principalmente a pequeños insectívoros, entre los que se cuentan las currucas, los picoloros y las fulvetas.


Estos pájaros se pueden encontrar en muchas partes de Europa, Asia y África. La mayoría viven en regiones temperadas, suelen tener hábitos migratorios y se desplazan a regiones cálidas en invierno. Comparten características comunes tales como su pequeño tamaño, un pico estrecho y cuerpo esbelto, y sus colores no suelen ser muy llamativos. No todos tienen claro dimorfismo sexual.


En el pasado esta familia era un taxón cajón de sastre que contenía más de 400 especies en 70 géneros, pero hoy en día gracias a estudios genéticos se crearon por su escisión nuevas familias como Acrocephalidae, Locustellidae, Cettiidae, Phylloscopidae y Cisticolidae, quedando esta familia mucho mejor definida. Además se han incorporado algunos géneros clasificados anteriormente en otras familias tras demostrarse su proximidad genética con el grupo. Actualmente la familia queda conformada con las currucas, género Sylvia, los picoloros de Asia (anteriormente separados en la familia Paradoxornithidae), varias especies de pájaros anteriormente incluidas en Timaliidae, y el camea, un raro pájaro norteamericano que durante mucho tiempo había sido un enigma taxonómico. Las currucas de madera americanas (Parulidae), y las currucas australianas no están cercanamente emparentadas con esta familia.


Los géneros que se incluyen dentro de la familia Sylviidae son:


  • Myzornis

  • Parophasma

  • Pseudoalcippe, anteriormente en Illadopsis (Timaliidae)

  • Horizorhinus, anteriormente en Timaliidae

  • Lioptilus, anteriormente en Timaliidae

  • Sylvia - 28 especies de currucas típicas
  • Lioparus, anteriormente en Alcippe (Timaliidae)

  • Moupinia

  • Fulvetta - fulvetas típicas (8 especies). Anteriormente en Alcippe (Timaliidae)

  • Chrysomma - 2 especies, anteriormente en Timaliidae

  • Rhopophilus, anteriormente en Cisticolidae

  • Chamaea

  • Conostoma, anteriormente en Paradoxornithidae

  • Cholornis

  • Sinosuthora

  • Suthora

  • Neosuthora

  • Chleuasicus

  • Psittiparus

  • Paradoxornis




Sylvia es un género de aves paseriformes de la familia Sylviidae, donde se clasifican 28 especies de pájaros. Este grupo se extiende por Eurasia y África.


Son aves de pequeño porte, plumaje discreto y poco vistoso, canto melodioso y prolongado, muy activas e insectivoras. Habitan tanto zonas de bosques frondosos y claros, como zonas de matorral semidesértico, campos agrícolas y áreas urbanas. Las especies que nidifican de climas templados son migratorias. La mayoría presentan dimorfismo sexual, diferenciándose los machos por tener el píleo de distinto color y otro tipo de manchas y listas diferentes de las de las hembras.




Las currucas son un grupo de aves que han vivido un proceso de especiación principalmente alrededor del Mediterráneo. Fruto de ello, en la actualidad pueden observarse de forma habitual en España nueve especies, cifra que llega hasta las 21 sise tienen en cuenta todas las regiones bañadas por el mar Mediterráneo.




La palabra Sylvia deriva del latín “silvia” que significa selva y undata deundatus, -a, -um” que significa ondulado.


Su distribución mundial se circunscribe al Paleártico occidental. Las mayores poblaciones europeas de Sylvia undata se concentran en España, pero también tienen presencia permanente en Portugal, en gran parte de Francia, en Italia y en el sur de Inglaterra. En España, la población se calcula entre 1,7 y 3 millones de parejas y muestra una tendencia ligeramente negativa en la última década, según reflejan los datos del programa SACRE para el periodo 1998-2005. Se encuentra ampliamente distribuida por toda la Península y Baleares (norte de Mallorca, Formentera y Menorca), archipiélago en el que se ha detectado su expansión en las últimas décadas. Falta en Canarias y en extensas zonas del interior peninsular (áreas más continentales de la Meseta norte, Extremadura y Andalucía). En España aparecen tres subespecies: undata en el noreste y Baleares; dartfordiensis en el noroeste; y toni en el centro y sur peninsular. En África pueden encontrarse únicamente en pequeñas zonas del norte, estando presentes como invernantes en el norte de Marruecos y en el norte de Argelia. Se distribuye desde el nivel del mar hasta los 2.000 metros de altitud.


Se trata de una especie sedentaria, aunque efectúa movimientos dispersivos tanto en altitud como en latitud. 

Realiza desplazamientos invernales de cierta entidad hacia sectores más térmicos del centro y sur peninsular, Baleares y norte de África.



Algunas aves (especialmente los individuos juveniles y una parte de los adultos) tienden a abandonar las latitudes más norteñas para trasladarse a sectores de clima más atemperado. Estos movimientos se detectan en otoño (entre septiembre y noviembre) y en primavera (entre febrero y abril).


Tiene predilección por zonas de matorral y arbolado disperso, laderas con plantas de mediano porte como las jaras y brezos por los que siente predilección, aunque aulagas y arbustos espinosos también son de su agrado. En invierno pueden verse próximas a zonas urbanas.



Este pequeño pájaro alcanza una longitud de unos 13-14 centímetros con una envergadura alar de 20 cm. Su pesdo aproximado es de 10 gramos. Tiene una larga cola que mide unos 6 cm y es negra con los bordes de las plumas grises y la pareja de rectrices exteriores con un fino borde blanquecino. Llama la atención sus ojos, observándose un anillo orbital de color rojo alrededor del mismo y presentando el iris castaño rojizo con un Ø de 3,5 mm. El pico es negruzco y la base de la mandíbula inferior amarillo rosada. Las patas son amarillentas.

Presentan dimorfismo sexual. El macho tiene el plumaje que cubre cabeza y dorso de un color gris azulado oscuro, similar al de la pizarra o tal vez en tono más pardusco. Por debajo se podría describir las partes inferiores de esta curruca de color castaño rojizo o rosa pardo intenso asalmonado, donde la garganta está moteada de puntos blancos y los flancos son de un tono grisáceos, siendo claro el abdomen. La hembra es más parda por encima y más clara por debajo, con la cabeza y el dorso en tono gris pardo, y las partes inferiores rosadas o bien de un rojo pálido. La hembra también presenta puntos blancos, aunque son más pequeños y están menos marcados.

En los inmaduros o juveniles no se puede identificar el sexo, y son similares a las hembras careciendo además del llamativo anillo ocular rojizo y teniendo el iris oscuro.


La época de cría se extiende desde finales de abril hasta el mes de julio. El nido es construido por ambos progenitores en la vegetación densa, oculto entre el follaje. Consiste en un pequeño cuenco de hierbas y finas ramas forrado de plumas. La puesta consta de tres a seis huevos de color blanquecino, gris o verdoso, con moteado variable, que incuban los dos adultos durante 12-14 días. Los pollos, que son alimentados y atendidos asimismo por ambos padres, inician sus primeros vuelos a los 12- 14 días y se independizan a los 10-15 días tras abandonar el nido. La especie puede efectuar dos puestas anuales y en algunas ocasiones incluso tres. La longevidad de la especie llega hasta los 5 años.

Son pájaros preferentemente insectívoros, alimentándose de orugas, mariposas, coleópteros, arañas y larvas pero en otoño e invierno de forma ocasional también se alimenta de semilas y frutos silvestres.

El vuelo de la curruca rabilarga es ondulado y de aleteo continúo debido a sus cortas alas, lo que produce un ruido perfectamente audible cuando estamos cerca del pájaro. El vuelo es sin embargo muy vistoso ya que destaca la larga cola.

Su canto se compone de un potente "creckcrek-crek" y canta tanto posada como en vuelo.