Buscador

jueves, 5 de octubre de 2017

Bombus moscorum, el abejorro cardador de musgo

La superfamilia Apoidea del Suborden Apocrita del Orden de los himenópteros la clasificamos en las siguientes familias: familia Ampulicidae, familia Crabronidae, familia Heterogynaidae, familia Sphecidae, familia Anthophila, familia Andrenidae, familia Apidae, familia Colletidae, familia Halictidae, familia Megachilidae, familia Meganomiidae, familia Melittidae, familia Stenotritidae y dos especies extintas en Incertae sedis: (Melittosphecidae y Paleomelittidae).

La Familia Apidae la clasificamos en tres subfamilias: Subfamilia Apinae, Subfamilia Nomadinae y Subfamilia Xylocopinae y la Subfamilia Apinae la clasificamos a su vez en las siguientes tribus:

  • Tribu Ancylaini
  • ribu Apini
  • Tribu Bombini
  • Tribu Centridini
  • Tribu Ctenoplectrini
  • Tribu Emphorini
  • Tribu Ericrocidini
  • Tribu Eucerini
  • Tribu Euglossini
  • Tribu Exomalopsini
  • Tribu Isepeolini
  • Tribu Melectini
  • Tribu Meliponini
  • Tribu Osirini
  • Tribu Protepeolini
  • Tribu Rhathymini
  • Tribu Tapinotaspidini
  • Tribu Tetrapediini


La Tribu Bombini son lo que conocemos como abejorros, una tribu cosmopolita de ambos hemisferios. Habitan altitudes, climas fríos, templados, semitemplados y cálidos. También se pueden encontrar en altitudes y latitudes más elevadas que las de otras especies de abejas. Una pocas especies (B. polaris y B. alpinus) viven en climas muy fríos hasta en el Ártico. No son nativos de Australia y Nueva Zelanda, pero algunas especies fueron introducidas el siglo pasado para efectuar la polinización de cosechas. En África, se los encuentra al norte del Sahara.

Hay un solo género dentro de esta tribu: el género Bombus Latreille (1802) del que simplemente repetiré lo que dije cuando hable de Bombus terrestris a modo de recuerdo:

Generalmente visitan flores melitofílicas. Suelen visitar repetidamente el mismo grupo de flores todos los días mientras duren el polen y néctar. Pueden viajar hasta uno o dos kilómetros del nido en busca de grupos de flores. Son excelentes polinizadores de muchas plantas pero en ocasiones para conseguir el néctar algunos abejorros recurren a perforar la base de la corola de una flor (robo de néctar). Sin embargo, son capaces de polinización por zumbido, proceso utilizado en aquellas flores cuyas anteras no son dehiscentes y que contienen un poro por el cual sale el polen cuando se hace vibrar a la flor. De esta manera extraen el polen de las plantas de la familia Solanaceae (papa, tomate, tabaco, etc.) y de la familia Ericaceae (azalea, arándanos, etc.)

Los abejorros son grandes (20 mm o más) y peludos, de color negro con bandas amarillas, blancas o en algunos casos naranja. Las reinas son más grandes que las obreras y que los zánganos. El vello que cubre casi todo el cuerpo es sedoso, con setas ramificadas, plumosas. Las hembras Poseen una corbícula o canasta de polen en las patas posteriores. Los machos tienen la tibia de las patas posteriores con una apariencia algo similar a la de las hembras pero sin corbícula. La lengua o probóscide está compuesta de varias piezas bucales que forman un complejo tubo que permite la succión del néctar por capilaridad. En reposo y durante el vuelo pliegan las partes del aparato bucal bajo el mentón. Tienen glándulas salivares en el tórax y usan la saliva para mezclarla con el polen. También la mezclan con otros ingredientes para la construcción del nido y de los recipientes para almacenar miel y polen. En el abdomen hay glándulas que producen cera usada para la construcción del nido y para recipientes para almacenar miel, polen y para la cría. La hemolinfa está contenida en un sistema circulatorio abierto. La aorta o “corazón” es un tubo ubicado dorsalmente que pulsa y empuja la hemolinfa. Sólo las hembras poseen aguijón.

La reina de los abejorros vive un solo año (en la mayoría de las especies) y comienza la nueva colonia en la primavera. Una colonia suele tener menos de 50 obreras en la mayoría de los casos; las más grandes pueden llegar a tener 400 individuos y aún más en regiones cálidas. Se han documentado colonias tan pequeñas como de 20 individuos y tan grandes como 1700.

Las únicas que sobreviven el invierno son las hembras fecundadas o reinas que salen de su hibernación temprano en la primavera y buscan un lugar apropiado para hacer su nido, generalmente una cueva abandonada de ratón u otro roedor. Construyen cazuelas u ollitas de barro y cera para almacenar el néctar o polen y para poner los huevos. En la primavera los ovarios de la hembra que ha sido fertilizada en el otoño anterior son activados y los huevos son enviados a través del oviducto hasta la vagina donde hay un receptáculo, la espermateca que almacena el esperma que recibió durante el apareamiento. Cuando pasan por la espermateca algunos huevos son fertilizados y otros no. En la primavera y verano todos los huevos son fertilizados, sin embargo en el otoño solo son fertilizados algunos que darán lugar a las hembras, el resto de huevos no fertilizados dará lugar a los machos (haplodiploidía).

La reina continúa cuidando a las crías hasta que emerge la primera camada de obreras. Después de eso se dedica solamente a poner huevos y las obreras hacen todas las tareas tal como agrandar el nido, construir más receptáculos, alimentar y cuidar a la cría. Las feromonas de la reina suprimen la acción de las hormonas en las larvas y anulan el crecimiento y maduración de sus ovarios. Así las hembras nacidas en la primavera y verano, mientras la reina es dominante, son obreras no fértiles. Llegada cierta época del año, la reina deja de producir las hormonas, esto provoca que los ovarios de las obreras funcionen y empiecen a poner huevos, pero al no estar fecundados sólo producen machos. De estos machos, los que sobreviven al ataque de la reina se aparearán con las nuevas reinas al final del verano o principios de otoño dando lugar a las reinas de la generación siguiente y a nuevos machos. Después la reina vieja, las obreras y todos los machos mueren y las nuevas reinas buscan un lugar donde pasar el invierno o hibernar.

Este género Bombus contiene más de 250 especies clasificadas en los siguientes subgéneros:

Mendacibombus, 12 especies
Bombias, 3 especies
Kallobombus, 1 especie
Orientalibombus, 3 especies
Subterraneobombus, 10 especies
Megabombus, 22 especies
Thoracobombus, 50 especies
Psithyrus, 30 especies
Pyrobombus, 50 especies
Alpinobombus, 5 especies
Bombus (subgénero), 5 especies
Alpigenobombus, 7 especies
Melanobombus, 17 especies
Sibirocobombus, 7 especies
Cullumanobombus, 23 especies

El Subgénero Thoracobombus que ya mencionamos cuando hablé de Bombus pascuorum incluye las siguientes especies (en España podemos encontrar las que están marcadas en negrita):

Bombus anachoreta
Bombus armeniacus
Bombus atripes
Bombus deuteronymus
Bombus exil
Bombus filchnerae
Bombus hedini
Bombus honshuensis
Bombus humilis
Bombus imitator
Bombus impetuosus
Bombus inexspectatus
Bombus laesus
Bombus mesomelas
Bombus mlokosievitzii
Bombus mucidus
Bombus muscorum
Bombus opulentus
Bombus pascuorum
Bombus persicus
Bombus pomorum
Bombus pseudobaicalensis
Bombus remotus
Bombus ruderarius
Bombus schrencki
Bombus sylvarum
Bombus tricornis
Bombus velox
Bombus veteranus
Bombus zonatus

* Estos marcados en negrita no son todos los abejorros que podemos encontrarnos en nuestro país, sino solamente los pertenecientes al subgénero Thoracobombus.

Como de Bombus pascuorum ya he hablado con anterioridad, hoy voy a hablar de otra de estas especies




Bombus moscorum

B. muscourm es una de las muchas especies descritas en 1578 por Carl Linaeus en su décima edición del Systema Naturae. Inicialmente se le dió el nombre binomial de Apis muscorum. La palabra muscorum es el genitivo plural del latín “muscus” que significa musgo.

B. muscorum se distribuye a lo largo y ancho de toda Eurasia, desde el Oeste de Irlanda hasta el este de Mongolia. La especie se ha encontrado tan al norte como en Escandinavia y Rusia y tan al sur como en Creta. Son embargo la población se encuentra fragmentada y dentro de todo este territorio hay zonas en las que es raro encontrar a la especie. Recientemente, en estos últimos años, la población de B. moscurum ha descendido drásticamente en algunas zonas de Europa debido a la pérdida de su habitat natural por la intervención de la mano del hombre por lo que actualmente la especie se encuentra clasificada como vulnerable en la lista roja de abejas de la Unión Europea.


Bombus muscorum tiene una cara oblonga y una lengua relativamente larga que le permite alcanzar el néctar profundo de las flores. Se reconoce por el color de sus abundantes pelos, anaranjados en el tórax y dorados en el abdomen y por su característica ausencia de pelos negros que lo diferencia de Bombus pascuorum y Bombus humilis, con los que se puede confundir fácilmente. El abdomen, sin embargo, puede tener un color marrón oscuro. La reina tiene un tamaño de 17-19 mm de longitud y una envergadura de 32-35 mm. Las obreras tienen un tamaño de 10-16 milímetros de longitud y una envergadura de 26-29 milímetros. Los machos tienen un tamaño de 13-15 mm de longitud y una envergadura de 26-29 mm.



La especie se puede diferenciar en al menos siete subespecies diferentes entre las que se incluyen B. muscorum sladeni y B. muscorum smithianu, que se encuentran en el Reino Unido y se diferencian sobre la base del color del pelaje. Excepcionalmente en algunas subespecies, hay cerdas negras entremezcladas con las anaranjado o un lado ventral totalmente negro. Algunas formas de este taxón diferente son consideradas especies separadas por algunos autores incluyendo B. bannitus y B. pereziellus.



B. muscorum se alimenta del néctar de plantas de varias familias diferentes dependiendo su dieta de las que se hallen en el entorno aunque tiene una fuerte preferencia por flores de plantas de las las famiias Fabaceae, Scrophulariaceae, Lamiaceae y Asteraceae. Se le puede ver con frecuencia visitando las siguientes plantas: Symphytum officinalis, Trifolium pratense, Glechoma hederacea, Stachys palustris, Lythrum salicaria y Vicia cracca.

A diferencia de la mayoría de especies de Bombus, B.muscorum vuela principalmente en zonas umbrías y ambientes húmedos. Su zona de vuelo abarca hasta 500 metros del nido. El forrajeo, sin embargo, suele ocurrir dentro de un radio de 100 m. A menudo se observa que los individuos se alimentan en los mismos lugares a distancias entre 50 y 200 m del nido. Esta variación en el rango de vuelo individual se atribuye al tamaño del cuerpo del abejorro en cuestión. Este radio tan restringido puede ser un factor importante en el declive de la especie.



Esta especie nidifica en colonias en el suelo cubriendo el nido excavado en la tierra con hierva seca de los pastos o con musgo, precisamente de este comportamiento le viene el nombre vulgar de “abejorro cardador de musgo”. La encargada de iniciar el nido es la reina joven nacida a finales de verano, que hibernó un promedio de unos 9 meses tras haberse apareado y despierta de marzo a mayo para buscar sitios de anidación. Después de encontrar un sitio adecuado, la reina pone un pequeño lote de huevos diploides. Una vez que estos huevos eclosionan, la reina atiende a las larvas hasta que crecen y pupan, defendiendo el nido con agresividad. De estas pupas emergerán las obreras. A partir de junio, la reina producirá un suministro constante de obreras. Después, de julio a septiembre, es cuando aparecen los nuevos machos y reinas jóvenes.


El sistema consiste en una haplodiploidía en la que las reinas son diploides y producen obreras diploides y nuevas reinas de huevos fertilizados. Sin embargo los machos se producen a partir de huevos no fertilizados y son haploides. Las obreras también pueden poner huevos no fertilizados que se convierten en machos. Los machos haploides producen espermatozoides haploides idénticos mientras que las hembras diploides producen huevos haploides genéticamente variantes a través de la meiosis.

El sexo se determina bajo un sistema de determinación de sexo complementario de un único locus (sl-CSD), donde múltiples alelos en un único locus determinan el sexo de un individuo. Los heterozigotos del locus sexual se desarrollan como hembras, mientras que los huevos hemizigoticos u homozigóticos se desarrollan como machos haploides o diploides respectivamente.

Se cree que B. muscorum es una especie en la que la hembra se empareja con un solo macho por lo que la reina sólo se une a un macho para iniciar una nueva colonia. Este comportamiento disminuye la cantidad de variación genética presente en una sola colonia si la comparamos con la que podría haber en un sistema de poliandría y como resultado, B. muscorum tiene una mayor susceptibilidad a los efectos de la endogamia. Este comportamiento es posible que se consiga porque las reinas posean un olor distintivo que señala que tiene una relación con un macho y prevenga el cruzamiento con otros. Los estudios han demostrado, sin embargo, que el apareamiento parece ser un proceso al azar.

Son posibles parásitos del nido de este abejorro otro abejorro, Bombus campestris y Mutilla europaea, una avispa parasitoide.

Bombus moscorum puede ser parasitado por un tripanosoma: Crithidia bombi.