Buscador

sábado, 30 de septiembre de 2017

Anthidium manicatum, una abeja cardadora

La Superfamilia Apoidea del orden himenóptera (Linnaeus, 1758) y Suborden Apocrita (Gerstäcker, 1867) la subdividimos en las siguientes familias:

•Familia Ampulicidae
•Familia Crabronidae
•Familia Heterogynaidae
•Familia Sphecidae
•Familia Anthophila
•Familia Andrenidae
•Familia Apidae
•Familia Colletidae
•Familia Halictidae
•Familia Megachilidae
•Familia Meganomiidae
•Familia Melittidae
•Familia Stenotritidae
•Incertae sedis: †Melittosphecidae y †Paleomelittidae

De momento he hablado y mostrado fotografías de especies de cuatro de estas familias:

1) familia Colletidae: Colletes succinctus (Linnaeus, 1758) (Subfamilia Colletinae, Tribu Colletini Género Colletes)

2) familia Apidae: Xylocopa Latreille, 1802 (Subfamilia Xylocopinae, Tribu Xylocopini), Bombus terrestris (Subfamilia Apinae, Tribu Bombini, Género Bombus) y Bombuspascuorum Subfamilia Apinae, Tribu Bombini, Género Bombus y Subgénero Thoracobombus).

3) familia Sphecidae: Género Podalonia Fernald, 1927 (Subfamilia Ammophilinae André, 1886 , Tribu Ammophilini ).

4) familia Crabronidae: Cerceris arenaria (Linnaeus, 1758) (Subfamilia Philanthinae Latreille, 1802; tribu Cercerini Lepeletier de Saint Fargeau, 1845; Género Cerceris Latreille, 1802)

Vayamos hoy a por otra de las familias :)

Familia Megachilidae

Los megaquílidos pertenecen al llamado grupo de abejas de lengua larga que incluye individuos de buen tamaño (unos 7 a 18 mm de largo).

Son abejas solitarias que hacen sus nidos en tallos huecos o en otras cavidades, como conchas de caracol, termiteros o incluso tubos artificiales preparados por el hombre al efecto y para la construcción del nido utilizan diversos materiales pero no sus secreciones, motivo por el cual vulgarmente y de forma genérica se las denomina abejas albañiles.  Son importantes polinizadores.

Casi todas poseen una escopa en el abdomen para llevar el polen y no en las patas posteriores, motivo por el cual a los aficionados al mundo natural al principio nos sentimos desconcertados pensando que estamos ante una extraña avispa de abdomen gordo y con demasiado pelo, para inmediatamente caer en la cuenta de que a estos himenópteros les falta la cintura de avispilla y descubrir nuestro error.
De todas formas, algunas  abejas parásitas o cuco de esta familia no recolectan polen y carecen de escopa. Tienen una cabeza robusta y el labro rectangular, más largo que ancho.

Dividimos esta familia en las siguientes subfamilias y tribus:
  • Subfamilia Fideliinae

        Tribu Pararhophitini
        Tribu Fideliini
  • Subfamilia Megachilinae

        Tribu Lithurgini
        Tribu Osmiini
        Tribu Anthidiini
        Tribu Dioxyini
        Tribu Megachilini


La Tribu Anthidiini Ashmead, 1899 en la fauna mediterránea occidental está representada por 9 géneros, 16 subgéneros y 58 especies

  • Género Trachusa Panzer, 1804
Subgénero Archianthidium Mavromoustakis, 1939
Subgénero Paraanthidium Friese, 1898
Subgénero Trachusa Panzer, 1804
  • Género Afranthidium Michener, 1948
  • Género Anthidium Fabricius, 1804
Subgénero Anthidium Fabricius, 1804
Subgénero Proanthidium Friese, 1898
  • Género Anthidiellum Cockerell, 1904
Subgénero Anthidiellum Cockerell, 1904
  • Género Icteranthidium Michener, 1948
  • Género Neanthidium Pasteels, 1969
  • Género Pseudoanthidium Friese, 1898
Subgénero Pseudoanthidium Friese, 1898
Subgénero Exanthidium Pasteels, 1969
Subgénero Royanthidium Pasteels, 1969
  • Género Rhodanthidium Isensee, 1927
Subgénero Rhodanthidium Isensee, 1927
Subgénero Asianthidium Popov, 1950
  • Género Stelis Panzer, 1806
Subgénero Protostelis Friese, 1895
Subgénero Pseudostelis Popov, 1956
Subgénero Stelidomorpha Morawitz, 1875
Subgénero Stelis Panzer, 1806


La tribu Anthidiini engloba a los siguientes géneros: Acedanthidium, Afranthidium, Afrostelis, Anthidiellum, Anthidioma, Anthidium, Anthodioctes, Apianthidium, Aspidosmia, Austrostelis, Aztecanthidium, Bathanthidium, Benanthis, Cyphanthidium, Dianthidium, Duckeanthidium, Eoanthidium, Epanthidium, Euaspis, Gnathanthidium, Hoplostelis, Hypanthidioides,  Hypanthidium, Icteranthidium, Indanthidium, Larinostelis, Neanthidium, Notanthidium, Pachyanthidium, Paranthidium, Plesianthidium, Pseudoanthidium, Rhodanthidium, Serapista, Stelis Panzer, Trachusa, Trachusoides y Xenostelis.


Del Género Anthidium Fabricius, 1804 en España podemos encontrar las siguientes especies de los siguientes subgéneros:


  • Subgénero Anthidium Fabricius, 1804
• Anthidium (Anthidium) cingulatum Latreille, 1809
• Anthidium (Anthidium) diadema Latreille, 1809
          ssp. diadema Latreille, 1809
          ssp. obscurum Friese, 1897
• Anthidium (Anthidium) florentinum (Fabricius, 1775)
• Anthidium (Anthidium) loti Perris, 1852
          ssp. loti Perris, 1852
          ssp. meridionale Giraud, 1863
• Anthidium (Anthidium) manicatum (Linnaeus, 1758) [+CAN]
• Anthidium (Anthidium) montanum Morawitz, 1864
• Anthidium (Anthidium) punctatum Latreille, 1809
• Anthidium (Anthidium) septemspinosum Lepeletier, 1841
• Anthidium (Anthidium) taeniatum Latreille, 1809
  • Subgénero Proanthidium Friese, 1898
• Anthidium (Proanthidium) oblongatum (Illiger, 1806)
• Anthidium (Proanthidium) undulatiforme Friese, 1917




Género Anthidium

Es un género de abejas de la familia Megachilidae,  Subfamilia Megachilinae, perteneciente a la Tribu Anthidiini. Son abejas activas durante todo el verano y que hacen sus nidos en huecos preexistentes utilizando fibras recogidas de plantas o lana de los animales, lo que les ha valido el sobrenombre de abejas cardadoras de lana. Se caracterizan por poseer unas bandas abdominales que suelen estar interrumpidas en la parte central del dorso. Poseen dimorfismo sexual, siendo los machos más grandes que las hembras, lo cual no es muy común.

Las especies de este género que podemos encontrar en España son:

Anthidium affine Morawitz, 1873
Anthidium albiventre Lepeletier, 1841
Anthidium alternans Klug, 1832
Anthidium cingulatum Latreille, 1809
Anthidium coronatum Dufour, 1853
Anthidium diadema Latreille, 1809
Anthidium fasciatum Latreille, 1809
Anthidium florentinum (Fabricius, 1775)
Anthidium laeviventre Dours, 1873
Anthidium loti Perris, 1852
Anthidium manicatum (Linnaeus, 1758)
Anthidium mocsaryi Friese, 1897
Anthidium montanum Morawitz, 1864
Anthidium oblongatum (Illiger, 1806)
Anthidium punctatum Latreille, 1809
Anthidium scutellare Latreille, 1809
Anthidium septemspinosum Lepeletier, 1841
Anthidium taeniatum Latreille, 1809
Anthidium undulatum Dours, 1873

Anthidium manicatum (Linnaeus, 1758)

La palabra Anthidium es un diminutivo de la palabra griega"anthos" que significa flor. Manicatum es un término que deriva del latín "manicatus, a, um" que significa que posee grandes mangas.


Originarias de Europa, Asia y el norte de África, fueron introducidas por el hombre en Nueva York, punto desde el que se ha ido extendiendo por EEUU hasta llegar a Canada y California, lugar en el que se observó por primera vez en el 2007. Recientemente se ha visto en las Islas Canarias. En Inglaterra es la única especie del género Anthidium que puede hallarse.

Hay tres Subspecies de Anthidium manicatum: Anthidium manicatum manicatum (Linnaeus, 1758), Anthidium manicatum barbarum Lepeletier, 1841 y Anthidium manicatum gribodoi Schwarz and Gusenleitner, 2003

Anthidium manicatum se alimenta de polen de flores de diferentes familias, ya sean flores de jardín como malas hierbas. Más del 80% de las plantas visitadas por A. manicatum son especies de Lamiaceae y Plantaginaceae, aunque también consumen especies de Plantaginaceae y Campanulaceae. Tanto machos como hembras pueden ser vistos frecuentando flores similares a las que frecuentan las moscas de la familia Syrphidae.


A. manicatum es una abeja de un aspecto muy robusto y buen tamaño, alcanzando los machos los 14-17 mm y las hembras los 11-13 mm. Son de color negro y están cubiertas de una pilosidad amarillo grisácea. Cara y abdomen están cubiertas de manchas de color amarillo. 



Los machos tienen la cabeza y el tórax de color negro cubiertos por cortos pelos de color marronaceo dorado. En las genas, detrás de cada ojo, tienen una mancha amarilla y otra bilobulada en el clipeo. Las mandíbulas son de color amarillo excepto en el ápice. El abdomen es de color negro con pilosidad gris excepto en apex de cada segmento  y a lo largo de sus margenes laterales en los que hay una banda de pelos marrones. Tienen una banda de color amarillo a cada lado de los segmentos excepto en el 7º y a menudo se ve un segundo par de pequeñas barras en los discos de los segmentos 4º y 5º. 



Las hembras son más pequeñas que los machos pero tienen un patrón de color similar. Las barras abdominales son también más pequeñas y el ápice es redondeado. Las patas femeninas son casi completamente negras, con manchas amarillas muy pequeñas. Los lados anteriores de los segmentos tarsales de cada pata de la hembra tienen pelos finos, suaves y pequeños de color blanco. Esta pilosidad se produce en la mayoría de las especies de Anthidium en la región paleártica occidental.


Las hembras anidan en cavidades del suelo, en las que elaboran varias celdillas individuales que forran con tejidos vegetales  (como por ejemplo fibras de Stachys byzantina) o lana de animales, después de "cardarlas" con sus mandíbulas. Además, las hembras utilizan estructuras especializadas parecidas a pelos situadas en la superficie de sus tarsos para absorber las secreciones de los pelos de la planta y después aplicarlas sobre las celdas del nido. Estas secreciones se obtienen de diferentes especies, como por ejemplo Anthirrinum, Crepis, y Pelargonium.

Cada celdilla del nido es aprovisionada de polen y depositan en ella un único huevo, que tardará todo el invierno en desarrollarse. Tras poner los huevos la hembra sella la entrada de la cavidad con un tapón hecho con una mezcla de materiales inorgánicos y orgánicos.

Pero si hay algo interesante de esta especie es su sistema de apareamiento que es diferente del de la mayoría de las abejas. Las hembras de A. manicatum exhiben poliandria y se acoplan continuamente a lo largo de su vida reproductiva con un macho tras otro.


El intervalo entre copulaciones con diferentes machos puede incluso ser tan breve como 35 segundos.


Esta extrema poliandria está ligada a la territorialidad masculina y a la defensa de los recursos de las plantas con flores: los machos se muestran muy agresivos, se apropian de territorios con plantas florales, alejan a los machos conspecíficos y otros competidores de recursos, y se aparean con las hembras que se alimentan en sus territorios. Las cópulas ocurren pues repetidamente y regularmente en ambos sexos. Los machos que no pueden defender su propio territorio (usualmente debido a un tamaño insuficiente) utilizan una táctica alternativa: el "furtivismo".

Hay otra abeja que es cleptoparásita de A manicatum: Stelis punctulatissima. Pero eso ya forma parte de otra historia. 


Por lo que se ve a Anthidium manicatum además le pueden morder las patas las hormigas :)