Buscador

jueves, 7 de septiembre de 2017

Vespa velutina, la avispa asiática

Ya he dicho en mas de una ocasión que el Orden himenóptera  es uno de los órdenes más numerosos de insectos, con unas 200 000 especies  y que podemos clasificar inicialmente en dos grupos, Symphyta y Apocrita. Los Apocritos los subdividimos en dos grupos sin valor taxonómico que son Aculeata y Parasítica. Aculeta es el grupo en el que el ovopositor de la hembra se transforma en aguijón y lo dividimos a su vez en tres Superfamilias:

1) Superfamilia Apoidea, de la que hable no hace mucho cuando comenté cosas de Colletes sucintus, Bombus terrestris, Bombus pascuorum y el Género Xylocopa

2) Superfamilia Chrysidoidea, de la que comenté algo cuando hablé de Hedychrum nobile

3) Superfamilia Vespoidea, de la que he hablado cuando presenté a Auplopus carbonarius

Esta Superfamilia Vespoidea está compuesta por 13 Familias vivas más una que está exinta (Familia Armaniidae). De estas trece Familias hablé de Pompilidae en su día, ya que es la familia a la que pertenece el Género Auplopus del que vimos la Especie Auplopus carbonarius. Hoy le toca a la Familia Vespidae.

La Familia Vespidae es cosmopolita, contiene unas 5.000 especies e incluye a casi todas las avispas eusociales conocidas y a muchas avispas solitarias. Se distinguen de otras familias cercanas porque pliegan las alas en reposo y se distingue de la Famiia Pompilidae que ya presenté porque las patas no son tan largas como las de la familia Pompilidae.

Muchas especies visitan flores y acarrean polen contribuyendo así a la polinización de ciertas plantas, otro son útiles como predadores de insectos, muchos de los cuales son considerados dañinos.

Subdividimos esta Familia Vespidae en 6 subfamilias:

  • Subfamilia Eumeninae
  • Subfamilia Euparagiinae
  • Subfamilia Masarinae
  • Subfamilia Polistinae
  • Subfamilia Stenogastrinae
  • Subfamilia Vespinae

De estas Subfamilias Polistinae y Vespinae contienen solamente especies eusociales y predadoras en las que además los adultos mastican la presa previamente a suministrarla a sus larvas y a su vez las larvas producen un líquido claro, rico en proteínas que los adultos consumen. La excepción son las avispas parásitas de la Subfamilia Vespinae que no tienen castas y que depositan sus huevos en los nidos de otras especies.

Me interesa ahora la Subfamilia Vespinae, un grupo mucho mas socializado que polistinae en el que  las castas están más diferenciadas en tamaño y morfología y las colonias tienden a ser más grandes y son fundadas por una sola reina. Durante la fase de fundación la reina realiza todas las tareas pero después que la primera camada madura, la reina no sale más a buscar alimento y se dedica a poner huevos. Los primeros huevos son de hembras estériles destinadas a ser obreras, pero al final de la estación se producen machos y reinas. Estos son criados en celdas de mayor tamaño. El alimento de las crías incluye una gran variedad de artrópodos e incluso carne de animales muertos.

Esta subfamilia se encuentra en todos los continentes excepto Antártida. Hay casos de especies que han sido introducidas en territorios más allá de su distribución natural y algunos se han convertido en plagas serias.

La Subfamiia Vespinae está compuesta por cuatro Géneros:

  • Género Dolichovespula
  • Género Provespa
  • Género Vespa
  • Género Vespula

pero en la Península Ibérica solo tenemos representantes del Género Vespa, los conocidos vulgarmente como avispones.

Son avispas marrones o negras y amarillas que construyen nidos de papel en forma de pelota en desvanes o bajo tierra, a base de masticar fibras de madera para hacer una pasta. Los nidos pueden albergar hasta 5000 obreras y tener un diámetro de 50 cm. Las obreras mueren en invierno, pero nuevas reinas sobreviven hasta la primavera siguiente.

La especie de la que voy a hablar a continuación y que seguro que os suena a muchos porque es tema de actualidad, es una especie invasora que se ha convertido en una plaga.

Vespa velutina Lepeletier, 1836


Sinónimos: Vespa immaculata (Morawitz, 1889), Vespa auraria (Smith, 1852) o Vespa fruhstorferi (Stadelmann, 1894)
 

Vespa velutina

Aclimatada a un medio ambiente subtropical templado, se encuentra en el continente asiático hasta el norte de la India y en las montañas de China, en las zonas geográficas donde el clima es similar al del oeste de Europa, lo que explica su buena adaptación en el viejo continente.


Vespa velutina



Su entrada en Europa fue por el suroeste francés en 2004, llegando en un barco de carga procedente del continente asiático. En 2010 se confirmó su llegada a la península ibérica a través de los Pirineos, como confirmaron las asociaciones de apicultores de Guipúzcoa y el Instituto Neiker en Irún, tras encontrar los primeros ejemplares. En 2011 hizo su aparición en Galicia. En 2013 se informó de que las avispas se encontraban en Cataluña (provincia de Gerona) y Aragón. En diciembre de 2014 se encuentra el primer nido de avispa asiática en el Alto Najerilla, en La Rioja. En octubre de 2015, se encontró el primer nido en Mallorca. Ya en 2017 la tenemos convertida en una verdadera plaga que no nos da mas que quebraderos de cabeza.


Vespa velutina

Es una especie diurna que debido a su potencial colonizador y a que constituye una amenaza grave para las especies autóctonas (sobre todo apis mellifera), los hábitats o los ecosistemas, ha sido incluida en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, aprobado por Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto.


Y es que para alimentar sus larvas, la Vespa velutina captura muchos tipos de insectos (abejas, avispas, moscas, arañas, orugas, hormigas, mariposas y pulgones), pero las abejas forman el 84 % de su dieta (principalmente para la alimentación de sus larvas). Otros estudios estiman que en las zonas urbanas e industriales las abejas representan hasta un 65 % de las presas capturadas, en las zonas agrícolas y forestales el porcentaje de reduce al 33 %.


Para capturar a las abejas la avispa se sitúa en vuelo estacionario en la entrada de las colmenas capturando a la abeja en pleno vuelo, mutilarla y después trasportar únicamente su tórax a la colonia para alimentar a sus larvas.


Se caracteriza por que la parte superior de la cabeza por encima de los ojos es de color marrón oscuro tirando al negro, su tórax y abdomen son de color negro, exceptuando el cuarto segmento del abdomen que es de color amarillo. Sus patas de color marrón tienen sus extremos distales también amarillos y sus alas son ahumadas. Estas características son las que nos permiten diferenciarla rápidamente de la especie autóctona con mas parecido, la Vespa Cabro. La reina de la velutina además puede llegar a medir el impresionante tamaño de 3,5 cm, y alcanzar un año de vida. La obrera es la clase más pequeña de Vespa velutina, con un tamaño poco mayor a los 2,5 cm. Los machos, sin embargo, pueden llegar fácilmente a los 3 cm. Estas obreras también protegen a la matriarca, adquiriendo la función de soldados.


La Vespa Velutina es una especie foránea forma nidos muy grandes colgados de un árbol o bajo un tejado o alerón de una nave pueden tener miles de obreras. La reina fundadora de la colonia, de entrada, crea un nido provisional que no es mas grande que una pelota de tenis y si la situación es idónea, entonces servirá de base para la construcción de la verdadera colmena. Si las condiciones no son buenas, las primeras obreras serán las encargadas de construir uno nuevo en un lugar lo mas lejano posible del suelo, normalmente la cima de un árbol a más de 15 m del suelo, aunque también pueden hacerlo en edificios antiguos, murallas y matas de zarzales o helechos.

Suelen ser nidos de forma esférica con un orificio de salida lateral.


Vespa velutina


Vespa velutina

Cada nido contiene unas 2000 avispas con 150 fundadoras que al año siguiente crearan a su vez una media de 6 nuevas colmenas. Las obreras y los machos mueren al final del otoño; las reinas y las hembras entran en diapausa en lugares protegidos, dejando vacíos los nidos que no utilizaran hasta el año siguiente, cuando a partir de febrero salga de la diapausa y comience de nuevo su actividad.


Vespa velutina


En una vista cenital de este himenóptero se puede apreciar como el tono predominante es el negro: antenas negras, parte superior de la cabeza negra, tórax negro, fémures negros,  alas ahumadas; solamente el segmento cuatro del abdomen tiene coloración amarilla.


La coloración del abdomen de Vespa velutina nos permite diferenciarla de la vespa crabro.




La superficie superior de la cabeza con los dos ojos y los tres ocelos centrales es de color negro,
 pero vista mas de frente, se ve como la cara es anaranjada.




Detalle de la cara en la que se aprecia bien el color anaranjado y la potencia mandibular


Detalle del color negro de los fémures y el amarillo de tibias y tarsos

Resumiendo, para diferenciarla de la Vespa crabro hay que fijarse bien en lo siguiente: