Buscador

domingo, 3 de septiembre de 2017

Chrysoperla carnea

Los endopterigotos (Endopterygota) son un superorden que incluye a todos los insectos holometábolos, es decir, con metamorfosis completa y que por lo tanto tienen un desarrollo que pasa por las tres fases de larva, pupa e imago y que se caracterizan como grupo por que sus alas se desarrollan en el interior del cuerpo durante la metamorfosis.

Dentro de este Superorden Endopterygota englobamos a Hymenoptera, Coleoptera, Strepsiptera, Raphidioptera, Megaloptera, Neuroptera, Mecoptera, Siphonaptera, Diptera, Protodiptera, Trichoptera y Lepidoptera. Además tenemos 2 familias que no sabemos muy bien donde colocar (Incertae sedis) que son Glosselytrodea y Miomoptera, ambas extintas, como Protodíptera.

Hoy me interesan los neurópteros.

Los insectos pertenecientes al Orden Neuróptera tienen de adultos dos pares de alas membranosas con numerosas nervaduras que forman un retículo, de ahí el nombre del Orden pues la palabra Neuroptera deriva del griego "neûron" que significa "nervio" y "ptéron" que significa ala.

Los neurópteros incluían antiguamente tres subórdenes, Megaloptera, Raphidioptera y Planipennia, pero en la actualidad los dos primeros se tratan como órdenes independientes, mientras que Planipennia se considera sinónimo de Neuroptera.

Los neurópteros adultos tienen además de sus características alas, una cabeza hipognata con piezas bucales masticadoras. Las antenas son largas, filiformes y formadas por muchos artejos. Poseen grandes ojos compuestos. Las patas son largas, normalmente locomotoras aunque en ocasiones son prensoras. El abdomen es estrecho igual de largo o mas que el resto del cuerpo, a veces muy largo y delgado dándole al insecto aspecto de odonato; en otras ocasiones semejan polillas.

Los neurópteros son mayoritariamente depredadores, aunque algunos adultos se alimentan de polen. Cazan principalmente otros artrópodos, como por ejemplo pulgones, por lo que el hombre los utiliza en ocasiones para luchar contra plagas. En concreto, los cultivadores de Marihuana conocen muy bien a alguno de estos neuropteros, ya que los utilizan para control biológico de las plagas de pulgones que afectan a sus cultivos ;-)

Las larvas de los neurópteros son de tipo campodeiforme, depredadoras, muy móviles y activas, con piezas bucales de tipo masticador, pero muy modificadas para perforar y chupar, con fusión de los palpos maxilares con las mandíbulas. Producen enzimas digestivas que inyectan a sus presas y después las succionan; las mandíbulas son normalmente muy largas y en forma de tenaza. En su último estadio larvario construyen cápsulas esféricas de seda, secretada por los tubos de Malpighi modificados; a menudo camuflan esos capullos, donde pasan el estadio de pupa, cubriéndolos con desechos vegetales o piedrecillas. En muchos casos las larvas son terrestres, pero también las hay acuáticas y anfibias. En muchos casos estas larvas muestran comportamiento de canibalismo, lo que hace difícil su cría.

Los miembros de este orden que son aproximadamente 5.000 y se agrupan en 6 superfamilias que contienen 16 familias:

Superfamilia Hemerobioidea

Familia Chrysopidae Schneider (crisopas verdes)
Familia Dilaridae Handlirsch
Familia Hemerobiidae Latreille (crisopas pardas)
Familia Polystoechotidae
Familia Psychopsidae

Superfamilia Coniopterygoidea

Familia Coniopterygidae Burmeister

Superfamilia Ithonioidea

Familia Ithonidae

Superfamilia Mantispoidea

Familia Berothidae Handlirsch
Familia Mantispidae Leach

Superfamilia Myrmeleontoidea

Familia Ascalaphidae Rambur
Familia Myrmeleontidae Latreille
Familia Nemopteridae Burmeister


Los crisópidos (Chrysopidae) son los que conocemos vulgarmente como crisopas, crisopas verdes, crisopas de alas verdes, ojos dorados, león de áfidos, alas de encaje y hadas bonitas.

Son más de 1200 especies en aproximadamente 80 géneros válidos distribuidos en todas las regiones biogeográficas principales en todo el mundo. Son cosmopolitas en su distribución, habitando especialmente en zonas de gran vegetación y agrícolas. Sus larvas son depredadores de otros artrópodos de cuerpo blando y son también caníbales. La mayoría se alimenta de secreciones proteínicas. La mayoría son nocturnos o crepusculares, solamente unas pocas especies son diurnas. Todas emiten señales de alta frecuencia lo que permite mantener a los individuos cerca entre la espesa vegetación.

Los adultos son de cuerpo verde a pardo pálido, su venación alar contrasta en sus dos pares de alas
transparentes, y sus ojos son dorados o amarillos cobrizos. Poseen aparato bucal masticador, antenas filiformes multisegmentadas, alas con abundante venación y casi todas las especies poseen un órgano timpánico que sirve para evadir a los murciélagos. Las patas son marchadoras. El abdomen es largo y carece de cercos. Como medio defensivo producen una sustancia lacrimógena anal cuando huyen de un ataque.

El cortejo de los crisópidos es complejo y ritual, producen vibraciones de gran complejidad que únicamente son reconocidas por miembros de la misma especie. Unas pocas especies producen olores durante el cortejo. Tanto los machos como las hembras realizan varias cópulas, las hembras aproximadamente cada 28 días, los machos dos seguidas cada 5 días como promedio. La cópula es relativamente larga. La longevidad está relacionada con el tipo de alimentación durante el período larval, y la capacidad de oviposición y cantidad de huevos con la misma pero durante el periodo adulto.

Las hembras ovipositan sobre los troncos de los árboles o sobre hojas, las puestas pueden ser juntas o solitarias, el huevo posee un pedúnculo por medio del cual queda adherido y que los protege de la depredación.

Las larvas que suelen ser alargadas (compodeiformes) o de abdomen grueso (campodeiformes), según la especie, todas de cabeza aplanada, de patas fuertes, y algunas poseen unos tubérculos laterales y dorsales en el metatórax que usan para cargar escombros vegetales, piedrecillas y los exoesqueletos de sus víctimas. Poseen estructuras maxilares unificadas que forman dos piezas puntiaguadas con conductos como jeringas que utilizan para matar y consumir sus presas. Cuando escasean sus presas se alimentan también de secreciones como los adultos.

Durante su etapa larval sufren dos mudas y tres estadios, seguidos por el estadio de pupa, construyendo un capullo con secreciones de los tubos de Malpighi que salen de la apertura anal.

Sufren la depredación de otros artrópodos, aves y murciélagos, y son parasitados por varios grupos de insectos, algunos ácaros predadores y algunos hongos entomopágenos.

A los crisópidos los agrupamos en cinco subfamilias, con 86 géneros y 1.350 especies

Subfamilia Mesochrysopinae Handlirsch, 1906
Subfamilia Notochrysinae Navás, 1910
Subfamilia Dictyosinae
Subfamilia Apochrysinae Handlirsch, 1908
Subfamilia Chrysopinae Schneider, 1851

  • Tribu Ankylopterygini
  • Tribu Belonopterygini Navás, 1913
  • Tribu Chrysopini Schneider, 1851
  • Tribu Leucochrysini

Apochrysinae está representada por seis géneros pantropicales de especies espectacularmente grandes y delicadas.

Los Nothochrysinae están representados por nueve géneros en todo el mundo, y contienen muchas especies que exhiben características ancestrales putativas.

La abrumadora mayoría de la diversidad genérica y de nivel de especie pertenece a Chrysopinae, con aproximadamente el 97% de todas las especies vivas.


Chrysoperla carnea (Stephens, 1836)

La palabra Chrysoperla deriva del griego "chrysos, -ou) que significa oro o dorado y "ops" que significa ojo, apariencia. Carnea deriva del latín "caro, carnis" que significa carne, vianda.

Chrysoperla carnea se consideraba originalmente como una sola especie con una distribución por todo el holártico, pero recientemente se ha visto que es un complejo de especies próximas. Su morfología es idéntica, pero pueden ser reconocidas por las variaciones en las vibraciones de los sonidos que utilizan para comunicarse entre ellas, sobre todo durante el cortejo sexual.

Los adultos de crisopa son de aspecto fragil y delicado y tienen color verde pálido con largas antenas y ojos compuestos amarillentos. Su longitud esde 12 y 30 mm, con unas largas y membranosas alas que se recogen sobre su abdomen.


No son buenos voladores y tienen un vuelo oscilante. A menudo se les ve atraídos por las luces artificiales durante la noche.

Se alimentan de néctar y polen. Pasan el invierno enterrados entre la hojarasca en los límites de los cultivos o en otros terrenos. En primavera emergen y se aparean. Cada hembra pone cientos de huevos de forma ovala un ritmo de dos a cinco al día, depositándolos en zonas próximas a potenciales presas, sobre todo áfidos, normalmente en los brotes más jóvenes de las plantas separados o en pequeños grupos sobre el envés de una hoja, enganchados con un largo peciolo. La puesta de huevos se realiza normalmente en las horas de oscuridad, entre los meses de febrero y julio. Tras 3-6 días de la puesta se produce la eclosión.



Las larvas al nacer tienen un milímetro de longitud, son de color marrón y se mueven activamente en busca de presas. Tienen un par de grandes mandíbulas en forma de pinza con las que apresan a sus víctimas, a menudo levantándolas en peso para evitar que huyan. Las larvas inyectan enzimas dentro del cuerpo de sus presas disolviendo sus órganos internos, tras lo cual la larva absorbe el líquido resultante del interior del cuerpo de la víctima. No se alimentan exclusivamente de pulgones sino también de muchos otros tipos de insectos, incluso de especies mucho mayores que ellas como pueden ser orugas de mariposas. Pueden consumir gran número de presas y destruir completamente grandes colonias de pulgones.


Cuando las presas escasean pueden volverse caníbales. Crecen hasta unos ocho milímetros de longitud tras lo cual, a las 2-3 semanas elaboran un capullo en el que pasan al estadio de pupa. Después de entre 10 y 14 días los adultos emergen del capullo. La duración del ciclo biológico está muy influida por la temperatura y pueden tener varias generaciones al año en condiciones favorables. En verano la duración es de unas cuatro semanas.

Adendum:

Como curiosidad os diré ahora que hace unos años y gracias a otro aficionado a la fotografia de animales que colgaba sus fotos en Flickr, un entomólogo americano (Shaun L. Winterton, del Departamento de Alimentación y Agricultura de Californa) que pasaba su tiempo libre viendo las fotos de bichitos que los aficionados colgaban en la red, se encontró con una fotografía de un Nueróptero de la familia Chrysopidae que le llamó mucho la atención. Nunca había visto una especie con semejantes características y después de indagar y consultar a colegas llegaron a la conclusión de que se encontraban ante una nueva especie no catalogada. En concreto era un especimen perteneciente a la tribu ankylopterygini, grupo paleotropical caracterizado por Brooks (1983, 1986) y Brooks y Barnard (1990) y diferenciado de otras tribus basado en la cercanía de las venas Sc y R, mandíbulas estrechas que carecen de dientes internos y el alargamiento y estrechamiento apical de el palpo labial y maxilar. El género Semachrysa Brooks, 1983, perteneciente a esta Tribu, contiene 14 especies descritas anteriormente de Japón hacia el sur a través de las regiones oriental y australasia hasta Australia (Brooks 1983, 1986). Semachrysa se diferencia de otros géneros Ankylopterygini por la presencia de marcas distintas (es decir, dos o tres puntos) en los frons, la célula im presente, el antebrazo con un estigma alargado con 3-4 cruces cruzadas Sc-R y los genitales masculinos con dos pares de gonosetae (Brooks y Barnard, 1990). Lo que encontraron fue un ejemplar hembra de una especie nueva y distintiva (Semachrysa jade sp. N.). El grupo de entomólogos contactó con el fotógrafo que salio a hacer mas fotos de la aparente nueva especie y volvió con mas fotos de mas hembras que sirvieron para la publicación del hallazgo de la nueva especie en la revista Zookey por parte de los entomólogos. Aquí os dejo el hipervínculo al artículo.

Como podeis ver, los locos por los animalitos y la fotografía en ocasiones hacemos cosas geniales ;-)