Buscador

miércoles, 16 de agosto de 2017

Mangora acalypha

Mangora es un género de arañas araneomorfas de la familia Araneidae. Se encuentra en la zona paleártica e Indomalasia.

La mayoría de las especies del género Mangora (Pickard-Cambridge, O, 1889), que son muchísimas, se encuentran en América. En la Península Ibérica, al igual que en toda Europa, sólo existe una especie, Mangora acalypha (Walckenaer, 1802), distribuida prácticamente en toda su extensión.

Mangora acalypha (Walckenaer, 1802)


Sinónimos:

Epeira acalypha Walckenaer, 1805
Miranda acalypha Menge, 1866
Zilla acalypha C. L. Koch, 1839
Zilla decora C. L. Koch, 1837
Zilla genistae C. L. Koch, 1837
Acalypha deriva del griego "akalephe, -es" nombre antiguo griego de una ortiga utilizado por Linneo por el parecido de algunas especies de este género con las hojas de una ortiga.

Mangora acalypha, vista ventral
 Mangora acalypha, vista dorsal

Habita en zonas soleadas y secas, como pastizales secos, margenes de camino o brezales; en general es una araña bastante frecuente, pudiendose encontrar ejemplares adultos con facilidad de mayo a julio.


Miden entre 3 y 6 milímetros de longitud siendo los machos algo más pequeños que las hembras (de 3-3.5 mm los machos y 5.5-6 mm las hembras), La coloración del prosoma es amarillenta o verduzca con unas delgadas líneas, central y laterales, negras. La región torácica del prosoma es más alta que la región cefálica y presenta una estría longitudinal poco nítida. La línea ocular posterior es casi recta. El área media ocular más ancha anterior que posteriormente. La altura del clípeo es menor que el diámetro de los ojos medios anteriores. Las patas de color parduzco, con todos los segmentos finamente bordeados de negro en su extremo apical, tienen la longitud tarso + metatarso mayor a la longitud de las correspondientes patela + tibia. La tibia III muestra, prolateralmente, dos fila transversal de tricobotrios. El opistosoma tiene forma piriforme, con una disposición inclinada en relación al prosoma, de modo que la región torácica de éste queda al descubierto.

 Mangora acalypha, vista dorsal en la que se aprecia bien el habitus de la araña

El dorso es blancuzco o amarillo muy claro (raramente verdoso) con un diseño formado por 3 líneas paralelas negras que llegan al borde posterior. En el borde anterior muestra un par de manchas negras longitudinales laterales. El vientre es negro con una mancha blanca media anterior y, bordeado de una banda blanca seguida de dos manchas del mismo color.

 Mangora acalypha, vista ventral.

Los órganos copuladores se caracterizan por presentar:
  • En visión ventral, se puede observar la apófisis media del bulbo copulador con sus dos espinas por debajo de la tégula y la apófisis terminal que presenta sus bordes muy esclerotizados. La patela del pedipalpo tiene una sola macroseta. 
  • El epigino tiene un escapo corto, tan ancho como largo y muy rebordeado, esclerotizado. Las piezas laterales de la base del epigino son de forma semicircular y menos esclerotizadas que el escapo.
Los machos tienen un mecanismo copulador más avanzado que el de otros miembros de su familia, pues disponen de un ganchito que encaja en un surco del órgano femenino mejorando el acoplamiento.

Esta pequeña araña construye redes circulares, no muy grandes pero de 60 o mas radios con una distancia muy pequeña entre las espiras paralelas de la espiral de captura (de 1 mm) y dispuestas en muchas ocasiones casi en horizontal, entre las ramas de los rosales o entre las hierbas, cerca del suelo.

La araña de hábito diurno, normalmente, se coloca en el centro de la tela, aunque en caso de peligro puede esconderse en la vegetación adyacente o dejarse caer al suelo. No poseen refugio.