Buscador

miércoles, 7 de junio de 2017

Araniella cucurbitina: la araña en forma de calabaza que caza cabeza abajo.

Hoy voy a hablar de una araña del Suborden Araneida, Familia Araneidae, Tribu Cyclosini y género Araniella.

Lo primero que hay que comentar es que Araneida es un suborden propuesto en el 2015 para el Orden Araneae por Wunderlich y cuyo proposito es incluir en él todas las arañas modernas y excluir a Uraraneida que se consideraría también un suborden de Araneae.

Los araneidos (Araneidae) son una familia de arañas araneomorfas compuesta por casi 3100 especies divididas en 169 géneros. Es la tercera familia con mayor diversidad, después de Salticidae y Linyphiidae, de las que ya he dado ejemplos en el blog cuando he hablado de Heliophanus apiatus, Heliophanus cupreus o de Neriene radiata.

La mayoría de estas arañas construyen sus telas en forma de espiral circular y se mantienen en ella con la cabeza hacia abajo.

Araniella (diminutivo de araña) es uno de sus muchos géneros.
Todas las especies de arañas pertenecientes a este género se encuentran en la región Holártica, y son:

    Araniella alpica (L. Koch, 1869)
    Araniella coreana Namkung, 2002
    Araniella cucurbitina (Clerck, 1757)
    Araniella displicata (Hentz, 1847)
    Araniella inconspicua (Simon, 1874)
    Araniella jilinensis Yin & Zhu, 1994
    Araniella maderiana (Kulczyn'ski, 1905)
    Araniella opisthographa (Kulczyn'ski, 1905)
    Araniella proxima (Kulczyn'ski, 1885)
    Araniella silesiaca (Fickert, 1876)
    Araniella tbilisiensis (Mcheidze, 1997)
    Araniella yaginumai Tanikawa, 1995

Hablemos ahora de nuestro invitado

Araniella cucurbitina (Clerck, 1757)

Sinonimia

Araneus cucurbitinus
Aranea cucurbitina
Aranea frischii
Aranea octopunctata
Aranea viridis-punctata
Aranea depressa
Epeira cucurbitina
Miranda cucurbitina
Araneus cossoni


La palabra cucurbitina deriva del latín "cucurbitinus, a, um" que quiere decir en forma de calabaza.

A. cucubirtina es de distribución paleártica (en las regiones templadas de Eurasia) aunque también se pueden encontrar en algunas regiones de América del Norte, se sospecha que tras ser introducida inadvertidamente por el ser humano. Es una de las arañas más pequeñas de Europa, con lo cual no es fácil de fotografiar: 3.5-4.5 mm los machos y 4.5-8.5 mm las hembras.

La araña se encuentra principalmente en los claros del bosque, donde tejen su tela circular con treinta radios como máximo y una tamaño de hasta diez centímetros de diámetro entre las hojas y flores.
Estas arañas pasan el invierno escondidas en huecos de troncos de árboles y no se alimentan hasta la primavera, cuando pueden ya verse hasta bien entrado el otoño (suele encontrarse desde mayo a agosto)  luciendo su vistoso color verde. Para la realización de la cópula, como en otras especies de arañas, el macho debe realizar el cortejo o "danza" específico de la especie. El macho debe aproximarse muy lentamente a la hembra, punteando los hilos de la tela en donde reside la hembra, como si de una cuerda de guitarra se tratara. Una vez alcanzada una distancia adecuada, el macho se abalanzará sobre la hembra, sujetándola con sus patas el breve tiempo que dura la cópula. Tanto los machos como las hembras pueden copular en varias ocasiones. La ooteca (almacén de huevos) tiene aspecto de un diminuto ovillo de lana deshilachado. Al eclosionar la puesta, las diminutas arañas presentan una coloración parda rojiza que les sirve para camuflarse.

Tienen el prosoma de color amarillento o pardo rojizo en el macho, con listas laterales oscuras. El opistosoma es de verde amarillento a verde, con 4-5 pares de pequeños puntos negros que se distribuyen de la siguiente forma: un par de alineaciones en el dorso y otro par  en los laterales.  La zona ventral es más oscuras y tras las hileras donde forman la seda destaca una mancha roja brillante. En las ninfas, antes del periodo de hibernación, el opistosoma adquiere un tono rojizo.

Son animales depredadores de otros pequeños invertebrados, entre los que destacan los insectos voladores.
Para cazar, la araña permanece pacientemente en el centro de la telaraña, esperando a que la víctima caiga en la trampa. Como casi todas las arañas, esta especie posee un veneno paralizante  que inyecta a sus víctimas mediante los quelíceros, además el veneno lleva incorporado unos jugos que provocan la digestión externa de las víctimas. Después simplemente se limitan a sorber el contenido.