Buscador

domingo, 31 de diciembre de 2017

Lagartija de bocage

La de los lacértidos (Lacertidae) es una familia nativa de Europa, Africa y Asia que comprende varios cientos de especies clasificadas en mas de 40 géneros. La mayoría de las especies de saurios europeos pertenecen a esta familia. Muchas especies se encuentran en nuestra área, son partenogenéticas, engendradas exclusivamente por hembras clonales. Muy pocas especies, incluidas la mayoría de las poblaciones de lagartija de turbera Zootoca vivípara, no ponen huevos, sino que engendran jóvenes que emergen a través de una membrana embrionaria inmediatamente después del parto. La mayoría de especies son bastante conspicuas y a menudo pueden observarse fácilmente mientras se asolean.

Los estudios moleculares y morfológicos han permitido dividir la antigua Lagartija Ibérica Podarcis hispánicus sensu lato, considerada anteriormente como una única especie, en varias especies. La similitud morfológica puede que no se alinee con las relaciones evolutivas entre estos taxones. En base a la morfología, la primera especie que se escindió de este complejo fue la lagartija de Bocage Podarcis bocagei, incluida su entonces subespecie carbonelli. Sin embargo, los datos genéticos revelaron que la largartija de Carbonell Podarcis carbonelli, es una especie por derecho propio y que la lagartija de Bocage no es su pariente mas cercana. Las escisiones sucesivas se tradujeron en cinco especies adicionales, lo que arroja un total de siete especies. Además , la lagartija roquera Podarcis muralis también puede encontrarse en la región formada por la Península Ibérica, Prineos y la Francia mediterránea al oeste del valle del Ródano.

Las áreas de la Lagartija de Bocage y de la Lagartija de Carbonell se traslapan con varias de las otras especies. La octava especie, la Lagartija roquera Podarcis muralis muy extendida por gran parte de Europa, también traslapa su área con varias de las otras especies en Francia y partes del N y C de España. Las cinco especies restantes no suelen coexistir entre sí, pero tienen distribuciones vecinas.. Sin embargo, existen zonas de contacto donde se reúnen, lo que hace problemática su identificación. Para ello, una vez descartadas la Lagartija de Bocage, la de Carbonell y la Lagartija roquera, el área de distribución es una característica importante para la identificación. En una zona determinada, la identificación de las Lagartijas Podarcis se limita a distinguirlas de las especies que coexisten en esta zona, en lugar de tener que considerar todas las ocho especies. La mayor parte de la Península Ibérica está habitada por una única especie, es decir, por una de las cinco especies vecinas. Si se excluye la única zona dónde tres especies coexisten, nunca son mas de dos las especies que habitan en una misma zona.

La mayoría de los individuos presentan patrones de coloración muy contrastados en primavera y a principio de verano; otoño e invierno, en cambio,  tanto machos como hembras pueden tener un aspecto pálido o incluso ser de color uniforme, por lo que puede ser difícil distinguirlas. Junto con la Lagartija roquera, las Lagartijas de Bocage y de Carbonell forman un grupo cuyas áreas de distribución se superponen extensamente con las restantes cinco especies vecinas. Pese a ser muy variables entre sí y dentro de ellas mismas, las especies vecinas suelen ser mas esbeltas y gráciles que la lagartija roquera. Además, a diferencia de los individuos mas comunes de la Lagartija roquera, muchas de ellas (pero no todas) carecen de una línea vertebral o solo tienen una rudimentaria, que entonces suele estar mas desarrollada en la parte anterior y en la mayoría de los casos es mas tenue que las líneas o hileras de motas dorsolaterales oscuras. Las partes inferiores suelen mostrar algunas motas que suelen ser mas pequeñas y estar más netamente definidas que el lagartija roquera. Las partes inferiores rojizas, rosadas o naranjas también son menos frecuentes que en esta última. La mayoría de las especies vecinas 8hispanicus, guadarramae, lioleis, vaucheri y viriscens) pueden distinguirse con relativa facilidad de las especies que se solapan, Lagartija de Bocage y Lagartija de Carbonell, aunque a veces es difícil distinguirlas  de la Lagartija noroccidental. Las dos especies solapantes tienen el hocico afilado y una complexión esbelta. Por lo general las Lagrtijas de Bocage y de Carbonell son también mucho mas terrestres que las especies vecinas y la lagartija roquera.

La lagartija de Bocage Podarcis bocagei (Seoane, 1884)


Solo se encuentra en el NO de la península Ibérica, desde el valle del Duero en el N de Portugal pasando por la mayor parte de Galicia hasta Asturias y el NO de Castilla y León. Parece que está ausente del C de Asturias, y está muy localizada en otras zonas del N de la Cordillera Cantábrica. En otros lugares suele ser muy abundante, aunque las poblaciones de la seca arte SE de su distribución se acantonan en valles fluviales húmedos o en las proximidades de arroyos (a veces temporales). 


Se encuentra a menudo sobre muros de piedra en pueblos o en laderas rocosas, pero muchas de sus poblaciones son totalmente terrestres y ocupan hábitats con vegetación arbustiva o costeros.


Dorso habitualmente verde, aunque puede ser pardusco fuera del periodo de reproducción. Franjas dorsolaterales verdes brillantes o blanquecinas con bordes irregulares bordeados de negro hacia el dorso; franjas usualmente muy discontinuas en los machos. En ocasiones presentan una segunda franja o hilera tenue de pequeñas motas blancas en los flancos inferiores, especialmente en las hembras. Línea vertebral por lo general ausente. Flancos pardos o negros con numerosas manchas dispersas de blanquecinas a marrones. Zona ventral habitualmente amarilla, ocasionalmente naranja. 


Lo que mejor la distingue de otras lagartijas Podarcis es la combinación de forma de la cabeza, coloración oscura de los flancos y coloración verde del dorso. 


Distinguir los individuos que no son verdes de la lagartija roquera puede ser difícil, aunque la lagartija de Bocage suele tener finas marcas oscuras encima de la franja dorsolateral pálida, marcas que suelen estar ausentes en la Lagartija roquera. Las hembras son muy difíciles de distinguir de otras especies de Podarcis.


Guia de campo de los anfibios y reptiles de España y de Europa
Jeroen Speybroeck, Wouter Beukema, Bobby Bok y Jan Van Der Voort.
Ilustrado por Ilian Velikov
Editorial OMEGA












No hay comentarios:

Publicar un comentario