Buscador

jueves, 30 de noviembre de 2017

Taurotragus oryx o Eland común

Últimamente parece que al llegar el invierno y haber menos insectos, me ha dado por fotografiar animales mas grandes y le estoy cogiendo el gusto a la familia de los Bóvidos.

Reino Animalia
Filo Chordata
Clase Mammalia
Orden Artiodactyla
Familia Bovidae
Subfamilia Bovinae

Hagamos ahora memoria para recordar que la familia Bovidae está integrada por las siguientes subfamilias

  • Subfamilia Aepycerotinae
  • Subfamilia Alcelaphinae
  • Subfamilia Antilopinae
  • Subfamilia Bovinae
  • Subfamilia Caprinae
  • Subfamilia Cephalophinae
  • Subfamilia Hippotraginae
  • Subfamilia Reduncinae

La subfamilia Bovinae está integrada a su vez por las tribus, géneros y especies que se listan a continuación:

Tribu Boselaphini

  • Género Tetracerus

Tetracerus quadricornis (antílope cuadricorne)

  • Género Boselaphus

Boselaphus tragocamelus (nilgó o toro azul)

Tribu Bovini

  • Género Bison (bisontes)

Bison bison (bisonte americano, cíbolo)
Bison bonasus (bisonte europeo)
Bison priscus (bisonte estepario, bisonte ártico o longicorne) (†)

  • Género Bos (bueyes)

Bos frontalis (gayal)
Bos gaurus (gaur)
Bos javanicus (banteng)
Bos mutus (yak)

Bos primigenius (vacuno)

Bos primigenius africanus (uro africano) (†)
Bos primigenius indicus (cebú)
Bos primigenius namadicus (uro salvaje del sudeste asiático) (†)
Bos primigenius primigenius (uro salvaje euroasiático) (†)
Bos primigenius taurus (vacuno doméstico euroasiático)
Bos sauveli (cuprey, kouprey o kuprey)

  • Género Bubalus (búfalos)

Bubalus bubalis (búfalo acuático o arni)
Bubalus depressicornis (anoa de llanura)
Bubalus mindorensis (tamarao)
Bubalus quarlesi (anoa de montaña)

  • Género Pseudoryx

Pseudoryx nghetinhensis (saola o buey de vu quang)

  • Género Syncerus

Syncerus caffer (búfalo cafre)

Tribu Tragelaphini

  • Género Taurotragus (elands)

Taurotragus derbianus (eland gigante o eland de Derby)
Taurotragus oryx (antílope eland común o eland común)

  • Género Tragelaphus

Tragelaphus angasii (niala)
Tragelaphus buxtoni (niala montano)
Tragelaphus eurycerus (bongo)
Tragelaphus imberbis (kudú menor o pequeño kudú)
Tragelaphus scriptus (antílope jeroglífico o bosbok)
Tragelaphus spekii (sitatunga)
Tragelaphus strepsiceros (gran kudú)


La tribu Tragelaphini (a veces denominada "Strepsicerotini") recibe su nombre de una figura mítica, el tragelaph, una quimera con cuerpo de ciervo y cabeza de cabra. El termino lo utilizó primero el zoólogo británico Edward Blyth en 1863 para nombrar a una subfamilia como "Tragelaphinae", siendo posteriormente esta subfamilia degradada a tribu por el zoólogo ruso Vladimir Sokolov en 1953, pasando a utilizarse desde entonces la terminación en -ini, indicativa de tribu. El nombre alternativo "Strepsicerotini" fue utilizado por primera vez a principios de 1846 por otro zoólogo británico John Edward Gray, también inicialmente como subfamilia "Strepsiceriae". Este término deriva del griego “streptós” que significa "retorcido", “kératos” que significa cuerno. Sin embargo, "Strepsiceriae" tenía el prefijo y el sufijo incorrectos y fue corregido a "Strepsicerotini" en 1945 por el paleontólogo estadounidense George Gaylord Simpson.
A pesar de que el nombre "Strepsicerotini" se publicó primero, la mayoría de los científicos utilizan el término "Tragelaphini".

En general, los antílopes de cuernos en espiral, como se llama vulgarmente a los animales pertenecientes a esta tribu de bóvidos, se pueden dividir en dos grupos: formas robustas (eland, Taurotragus) y formas gráciles (el resto de ellos, en el género Tragelaphus). Este segundo taxón es una agrupación no natural.

La palabra antílope deriva del latín vulgar antilops o antilopis, y este del griego ἀνθάλωψ, ἀνθάλοπος, término que originalmente fue utilizado por Eustacio de Antioquía para designar un animal salvaje fabuloso, común en la ribera del Eufrates que poseía cuernos en forma de sierra con los que podía cortar los árboles. Precisamente este tipo de cuerno es el que hace que muchos contemplen a este animal como un antílope gigante.

Los animales pertenecientes a la tribu Tragelaphini son de tamaño mediano a grande, altos y de patas largas. Hay un marcado dimorfismo sexual siendo los machos de mayor tamaño que las hembras, con pelaje de color cada vez mas oscuro a medida que el anmal ebvejece y unos llamativos cuernos retorcidos en espiral, mientras que las hembras suelen carecer de cuernos (excepto en las especies de bongos y elands) y son de color tostado a marrón rojizo mas claro que el de los machos. Independientemente del color de la capa, los animales de las especies pertenecientes a esta tribu suelen tener además unas finas lineas blancas verticales disruptivas o un patrón con manchas. Ambos patrones son individual y geográficamente variables y se supone que les ayudan a ocultarse de los depredadores en la densa vegetación. La mayoría de las especies tienen chevrón de color blanco entre los ojos, las mejillas manchadas, la garganta con un parche blanco y la parte superior de las patas delanteras ligeramente oscuras. Estos animales también poseen atributos físicos que sirven a un propósito de comunicación social, como son las crestas dorsales, y las puntas blancas de los cuernos. Estas características ayudan a expresar las emociones del animal, así como alertar a los miembros de la manada de los depredadores. Debajo de la franja de pelo de la parte posterior las pezuñas hay unas glándulas especiales rodeando los falsos cascos.

Los antílopes de cuernos espirales se encuentran en una amplia variedad de hábitats, desde ambientes áridos hasta ambientes húmedos, y que abarcan semidesiertos, sabanas, bosques tropicales y montañas. A pesar de estos entornos variados, todas las especies prefieren vivir en zonas con densos arbustos o matorrales para poder ocultarse mejor de sus depredadores naturales.

Todos son animales nómadas y herbívoros que durante la estacion seca se alimentan del follaje de arbustos y árboles, brotes, ramitas y hierbas; dieta que complementan con frutas, flores y hierba fresca cuando llega la temporada de lluvias. A diferencia de la mayoría de las especies de bóvidos, los animales de esta tribu son principalmente nocturnos, aunque algunas especies pueden ser vistas a primera hora de la mañana y al final de la tarde. Sus principales predadores son leones, leopardos, guepardos, hienas moteadas y perros salvajes africanos.

En cuanto al comportamiento social de los animales pertenecientes a esta tribu es muy variado y van desde los animales preferentemente solitarios a los altamente sociables como los elands, pero una cosa está bastante generalizada, son sedentarios y las manadas que forman no suelen ser demasiado grandes, de entorno a unas pocas docenas. Con la excepción de la madre y su ternero no hay fuertes vínculos sociales en la manada. Los machos nacidos en la manada permanecerán en ella hasta que hayan desarrollado sus caracteres sexuales primarios y secundarios. Una vez desarrollados estos, abandonan la manada y se vuelven nómadas. Unicamente durante la temporada de cría los machos se congregan durante unas horas alrededor de las hembras en celo. El sistema practicado es la poliandria. La gestación de la mayoría de las especies dura aproximadamente siete meses, siendo el caso de mayor duración el de alguna especie con ocho o nueve meses de gestación. Solo dan a luz una cría que no se destetará hasta que tenga alrededor de 5 a seis meses de edad. Las hembras maduran sexualmente entre los dos y tres años, mientras que los machos lo hacen entre los cuatro a cinco años.

Taurotragus es un género de mamíferos artiodáctilos de la familia Bovidae, conocidos vulgarmente como elands. Los eland son considerados por algunos los antílopes más grandes que existen, pero como podemos ver están clasificados en la Subfamilia Bovinae, no en la Antilopinae, por lo que deberíamos considerarlos mas como toros o búfalos.


Taurotragus oryx, Pallas, 1766

El término Taurotragus está compuesto por tres palabras: tauros que es la palabra que se utiliza en griego para designar al toro o el buey, tragos que es la palabra que en griego designa al macho cabrío y que hace referencia al mechón de pelo que crece en la oreja de este animal y su parecido a la barba de una cabra y oryx que deriva de “orygos” que significa pico, haciendo referencia a la terminación puntiaguda de los cuernos de este animal. Su nombre vulgar es Eland común.

Eland es una palabra holandesa utilizada para designar al “alce" y que los colonos Holandeses cuando llegaron al Cabo utilizaron para designar a este animal. Tiene una raíz báltica siendo similar al término lituano “élnis” que significa ciervo. El Francés lo tomó prestado en la década de 1610 dando lugar al termino Elland y el Alemán dando lugar a la palabra Elend. Hoy en día a este animal en holandes se le llama "antílope Eland" para distinguirlo del verdadero alce.

Los elands comunes a veces se consideran parte del género Tragelaphus sobre la base de la filogenia molecular, pero generalmente se clasifican como Taurotragus.
.

Este animal es originario de Angola, Botswana, la República Democrática de Congo, Etiopía, Kenia, Lesotho, Malawi, Mozambique, Namibia, Rwanda, Sudáfrica, Sudán del Sur, Swazilandia, Tanzania, Uganda, Zambia y Zimbabwe, pero ya no está presente en Burundi y su población natural está en descenso. Los elands comunes viven en las llanuras abiertas del sur de África y en las estribaciones de la gran meseta del sur de África. La especie se extiende hacia el norte hasta Etiopía y la mayoría de las zonas áridas de Sudán del Sur, al oeste, al este de Angola y Namibia, y al sur, a Sudáfrica.

Un eland adulto macho mide el metro y medio o más de altura y pesa hasta los 942 Kg, siendo las hembras unos 20 Cm mas pequeñas y menos pesadas (340-445 kg). Es el segundo antílope mas grande del mundo tras el eland gigante. Posee una gran papada en el cuello, que contribuye a disipar el calor. Como el camello, para evitar la deshidratación y la pérdida de líquidos cuando las temperaturas son muy altas, puede aumentar la temperatura corporal para impedir la sudoración. Las hembras tienen un pelaje marrón claro, mientras que las mantas de los machos son más oscuras, con un tinte gris azulado. Los toros también pueden tener una serie de rayas blancas verticales en sus lados (principalmente en partes del Karoo en Sudáfrica). A medida que los machos envejecen, su pelaje se vuelve más gris. Los machos también tienen pelaje denso en la frente. Ambos sexos tienen cuernos retorcidos en espiral. Los cuernos son visibles como pequeños brotes en los recién nacidos y crecen rápidamente durante los primeros siete meses. Los de los machos son más gruesos y más cortos que los de las hembras (43-66 centímetros frente a 51-69). Los machos utilizan los cuernos durante la época de celo para el combate con sus rivales, mientras que las hembras los usan para proteger a sus crías de los depredadores. También usan sus cuernos para cortar ramas que son difíciles de alcanzar.

Se reconocen las siguientes subespecies:

  • Taurotragus oryx oryx (Pallas, 1766; Cape eland común). Se encuentra en el sur y suroeste de África. El pelaje es leonado y los adultos pierden sus rayas.

  • Taurotragus oryx livingstonei (Sclater, 1864; eland de Livingstone) También llamado kaufmanni, niediecki, selousi y triangularis. Se encuentra en los bosques Zambezian Central Miombo. Tiene una piel marrón con hasta doce rayas.

  • Taurotragus oryx pattersonianus (Lydekker, 1906; eland africano del este o eland de Patterson): también llamado billingae. Se encuentra en el este de África. Su pelaje puede tener hasta 12 rayas.

Los elands comunes son nómadas y crepusculares siendo su dieta fundamentalmente herbívora (pastos con Setaria y Themeda y frutas de Securinega y Strychnos) por lo que prefiere como hábitat terrenos con variedad de plantas con flores como las sabana, bosques y praderas abiertas y montanas aunque evita los bosques densos, los pantanos y los desiertos. Forman rebaños de hasta 500 animales, pero no son territoriales. Permanecen en el rebaño de varias horas a varios meses. Los juveniles y las madres tienden a formar manadas más grandes, mientras que los machos pueden separarse en grupos más pequeños o deambular individualmente. Durante el estro, principalmente en la estación lluviosa, los grupos tienden a formarse más regularmente. En el sur de África, los elands comunes a menudo se asocian con manadas de cebras, antílopes roan y oryxes. Utilizan fuertes bramidos y movimientos para comunicarse y advertir a los demás del peligro. Comen por la mañana y por la noche, descansan a la sombra cuando están calientes y permanecen a la luz del sol cuando están fríos.

El eland común es el antílope más lento, con una velocidad máxima de 40 kilómetros por hora. Sin embargo, pueden mantener un trote de 22 kilómetros por hora indefinidamente. Son capaces de saltar hasta 2,5 metros cuando se asustan. La esperanza de vida del eland común generalmente es de entre 15 y 20 años; en cautiverio algunos viven hasta 25 años.

Está clasificado como "Preocupación Menor" por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) que afirma que aproximadamente la mitad de la población total estimada vive en áreas protegidas y el 30% en tierras privadas. Las áreas protegidas que apoyan a poblaciones importantes incluyen Omo (Etiopía), Serengeti, Katavi, Ruaha y Selous-Kilombero (Tanzania), Kafue y Luangwa del Norte (Zambia), Nyika (Malawi), Etosha (Namibia), Parque transfronterizo Kgalagadi (Botswana / Sudáafrica) y Ukhahlamba Drakensberg Park (Sudáfrica). La mayoría de estas poblaciones parecen ser estables. Las áreas privadas están particularmente en Namibia, Zimbabwe y Sudáfrica, lo que refleja su valor como animal de trofeo. Los elands comunes también han sido ampliamente domesticados en Zimbabwe, Sudáfrica y Kenia, así como en Rusia y Ucrania. En Africa sobre todo para consumo de carne y leche y utilizar su cuero.


Nota: El eland de la foto es del zoo de vigo y es un poco cabrón







miércoles, 29 de noviembre de 2017

Haplogrupos y ejercicio de aproximación a una raza bovina

El ganado vacuno es la especie doméstica mas numerosa y, a día de hoy, las más importante de todo el mundo desde el punto de vista económico. Se ha estimado la existencia de aproximadamente 1.355 millones de cabezas de ganado vacuno, repartidas entre unas 900 razas, que constituyen el 22% del total de razas de mamíferos documentadas. Se tiene constancia de que ya se han extinguido 209 razas de ganado vacuno y otras muchas se encuentran en peligro de hacerlo debido al desarrollo de las prácticas de explotación actuales.

Hasta ahora he hablado de las vacas en un par de ocasiones. Expliqué su clasificación taxonómica cuando hablé por primera vez de una de ellas, la raza Simmental, que precisamente no es originaria de España. Posteriormente cuando hablé de la raza rubia gallega, mencioné los troncos en los que clasificamos a las vacas Ibéricas por sus capas y morfología. Hoy entraré en el tema de la clasificación genética de las razas bovinas basándose en los haplogrupos del DNAmt, centrándome en lo posible solo en las razas de la Península Ibérica.

Lo primero que tengo que aclarar es que un haplogrupo es un grupo grande de haplotipos,  que son series de alelos en lugares específicos de un cromosoma. Los haplogrupos del ADNmt son útiles para investigar la genealogía materna de la res ya que el ADNmt es transmitido solamente a través de la línea matrilineal y pueden usarse por lo tanto para definir poblaciones genéticas de individuos maternalmente emparentados. Si se estudian por lo contrario los haplogrupos del material genético del cromosoma Y se tendrá una idea del linaje paterno de la res y por ejemplo utilizar esta información para diferenciar al ganado taurino del ganado cebú, o comprender mejor las migraciones y los eventos de hibridación entre especies  diferentes.

La mayoría del ganado taurino se clasifica dentro del macro-haplogrupo T pero hay otros grupos minoritarios denominados P, Q, R y AA. Estudios realizados sobre secuencias parciales de ADNmt han determinado a los haplogrupos T, T1, T2 y T3 en Próximo Oriente y en Anatolia, la dominancia del haplogrupo T3 en Europa, del haplogrupo T1 en Africa y del haplogrupo T4 en individuos del este de Asia.

Haplogrupo P

Principal haplogrupo encontrado en los uros. Es el linaje predominante de los especímenes europeos de Bos primigenius que además también se ha encontrado en individuos actuales de Bos taurus. Este haplogrupo se ha reconocido en un animal Coreano clasificado como “beef cattle”. El análisis del ADNmt de los uros europeos ha puesto de manifiesto una clara diferenciación genética. El haplogrupo P  ha resultado ser característico de los uros de la zona occidental, central y del Norte de Europa,mientras que los haplogrupos T2 y T3  se han mostrado característicos de la Península Itálica.

Haplogrupo E

Se ha determinado únicamente en una muestra alemana recuperada en niveles datados en el Neolítico y dada su escasa representación entre todas las muestras de uros analizadas, se ha considerado como un linaje minoritario dentro de la diversidad mitocondrial que Bos primigenius presentaba en Europa.

Haplogrupos Q

Se ha encontrado en individuos actuales de las razas italianas Cabannina, Chianina, Romagnola y Pezzata Rossa Italiana, así como en razas Ibéricas y en ganado americano. Se ha sugerido que ha este haplogrupo también podrían pertenecer algunos individuos de razas locales del suroeste de China y la raza East Anatolian Red, así como dos restos neolíticos procedentes de Alemania y de la Tracia Turca respectivamente. Está presente en las siguientes razas de la Península Ibérica:
  • Raza alentejana: Origen Alentejo, sur de Portugal. T1 31%, T3 62%, Q 6%. Es una vaca del sur de Portugal con una fuerte influencia norteafricana y grande por su hibridación con el haplogrupo Q, que está presente en los uros primitivos de gran tamaño, Bos primigenius.
  • Raza retinta: Origen, suroeste de España. Es una vaca emparentada con la raza alentejana. Se la denomina heredera del Bos taurus turdetanus. Es una vaca con influencia del haplogrupo africano AA, derivado del haplogrupo T1, pero también influenciada por el haplogrupo del uro primigenio Q, que le aporta las características de su gran tamaño.

Haplogrupo R

Se ha localizado únicamente en individuos actuales de las razas Italianas Agerolese, Cinisara y Romagnola.

Haplogrupos I1 e I2

Presente en el ganado cebú.

Haplogrupos T, T1, T2, T3, T4 Y T5


Todos estos haplogrupos, excepto T4, aparecen en el creciente fértil (la región histórica que se corresponde con parte de los territorios del Levante mediterráneo, Mesopotamia y Persia y que se considera que fue el lugar donde se originó la revolución neolítica en Occidente), una nueva evidencia de que es aquí donde se originó la domesticación. Las cronologías resultantes han sido de alrededor de 16.000 años para el nodo de origen del macro-haplogrupo T y de alrededor de 12.000-13.000 años para el haplogrupo T1'2'3 .  El haplogrupo T4 aparece en ganado taurino del este de Asia.

El haplogrupo T1 es originario del norte de África y su presencia en las costas occidentales de Europa tiene que ver con las migraciones de pueblos norteafricanos durante el Neolítico por toda la costa occidental de Europa. Este haplogrupo ha presentado una frecuencia minoritaria en Anatolia y Próximo Oriente y en Europa se ha localizado en razas de Portugal, España, Italia y Grecia aún siendo el haplogrupo T3 el grupo característico de las poblaciones de ganado doméstico europeas. Su presencia en el sur de Portugal y Galicia (Orense) se había relacionado con un posible intercambio de ganado ocurrido entre el norte de África y la Península Ibérica durante la Edad Media, con motivo de la dominación musulmana en Al-Andalus. No obstante, el descubrimiento de un resto de bóvido recuperado en el yacimiento del Portalón de la sierra de Atapuerca (Burgos, España), datado por radiocarbono en 1.800 años cal. aC y asociado a este haplogrupo T1, ha permitido retrasar los intercambios de ganado vacuno a través del Estrecho de Gibraltar al menos hasta cronologías de la Edad del Bronce. Este resto de bóvido con el haplogrupo T1 forma parte de un conjunto de 13 muestras recuperadas del Portalón y asociadas a la Edad del Bronce. El estudio del ADN ha permitido diferenciar individuos asociados a los haplogrupos T, T3 y P. 

Portugal es el país de Europa occidental donde el haplogrupo T1 alcanza una mayor expresión en el ganado bovino. Las vacas con presencia del haplogrupo T1 se concentran, sobre todo, en Portugal, se caracterizan por ser vacas de pequeño tamaño. Las hembras pesan en torno a los 300 kg. Se caracterizan por pelajes de color rubio o rojo. Cornamenta importante proyectada generalmente hacia delante. Con una cara de pequeño tamaño, corta y cóncava. Rostro y ojos muy expresivos, semejante a un querubín de manera figurada.  La presencia de haplogrupo T1 con haplogrupo T3 se manifiesta de manera diferente en las diferentes razas, unas veces predomina la coloración T3 o T1, otras veces predomina el tamaño T3 o T1, y otras veces predomina una cara T1 y unas proporciones T3 o a la inversa. En este sentido la mezcla de ADN es imprevisible.

En la península Ibérica tenemos las siguientes razas:
  • Raza Cachena: Origen en norte de Portugal y sur de Galicia (Ourense). T1 25 %, T3 75%.
  • Raza Arouquesa: Origen Arouca, distrito Aveiro, Portugal.  T1 12%, T3 81%.
  • Raza Barrosa: Origen Barroso, norte de Portugal. T1a 6,3 %, T3 93%.
  • Raza Maronesa: Origen norte de Portugal, región do Marao. T3 100%
  • Raza Mirandesa: Origen Miranda do Douro, norte de Portugal. T1 6%, T3 93%. Fluctuaciones del ADN imprevisibles.
  • Raza brava de lidia: T1 12%, T3 87 %. Fluctuaciones del ADN imprevisibles.
  • Raza garvonesa: Origen Alentejo portugués. T1 18 %, T3 81 %. Al ser una vaca del sur de Portugal tiene un alto porcentaje T1, norte africano, sin embargo su hibridación con la raza alentejana con haplogrupo Q explica su gran tamaño y sus rasgos arcaicos similares al uro.
  • Raza alistana-sanabresa: Origen, Aliste y Sanabria, Zamora, España. Distribución es cercana a la frontera portuguesa. T3 con una fuerte influencia T1, norteafricana.

El haplogrupo T3 es el predominante en Europa. La evidencia más antigua de individuos pertenecientes al grupo T3 se ha documentado en una muestra procedente del yacimiento sirio de Dja'de el Mughara, localizado en el valle del curso medio del río Éufrates, y con una cronología asociada a comienzos del Neolítico Precerámico B. Se ha sugerido que todo el ganado europeo procede de un evento de domesticación a partir de uros del haplogrupo T3 de Próximo Oriente cuyos descendientes se habrían distribuido por el continente europeo. Esta interpretación considera que la escasa diversidad mitocondrial presente actualmente en el haplogrupo T3 en Europa, puede ser consecuencia de mutaciones originadas con posterioridad al evento de domesticación sucedido en Próximo Oriente.

Son vacas que se caracterizan por una coloración oscura o negra del pelaje, se caracterizan por un mayor tamaño, con formas largas, rectas y horizontales, perfiles rectilíneos y cuadrados. Tienen un hocico largo y recto, estilizado y un rostro de mayor tamaño que las T1. El haplogrupo T3 llegó a Europa con las migraciones indoeuropeas mientras que el haplogrupo T2 está vinculado a las primeras migraciones neolíticas procedentes del Creciente Fértil.

En la Península ibérica tenemos las siguientes razas:
  • Raza preta: Origen Portugal. Está vinculada con la raza avileña o negra ibérica. Es una vaca de grande, las hembra pueden pesar 525 kg y los machos pueden pesar 1000 kg. Presenta una coloración oscura, el hocico es largo, recto y estilizado, y el rostro carece de ninguna expresividad simpática. Es 100 % T3.
  • Raza marinhoa: Origen, valle del río Vouga, centro de Portugal. T2 18%, T3 81%. Es una vaca grande. Las hembras pueden llegar a pesar 600kg y los machos 1000 kg. De líneas rectas, horizontales y cuadradas, el rostro es estilizado, alargado y recto. La coloración rubia obedece a la influencia de las razas rústicas portuguesas. Es muy similar a la raza rubia gallega.
  • Raza caldelá: Origen, Ourense. Es una vaca grande, las hembras pueden pesar 450 kg. De rasgos rectilínios, horizontales y cuadrados. Coloración oscura del pelaje. El rostro es ligeramente recto, alargado y estilizado, aunque mantiene una ligera expresividad norteafricana.
  • Raza limiá: Origen, A Limia, Ourense. Es una vaca de transición con rasgos T3 y rasgos T1, que desembocaría en la famosa raza rubia gallega. Es una vaca grande, las hembras pueden llegar a pesar 490 kg. Tiene un perfil morfológico tendente al haplogrupo T3 pero los rasgos del rostro son claramente T1, de origen norteafricano, fruto de la proximidad de la comarca de A Limia con el norte de Portugal y el parque do Xurés.
  • Raza frieiresa: Origen, sureste de Ourense, norte de Zamora, norte de Portugal. Por su situación geográfica es una vaca híbrida de transición hacia la rubia gallega, semejante a la raza limiá. Tiene rasgos T3 europeos pero también rasgos T1 norteafricanos. Como rasgos T3 europeos destacan sus proporciones grandes y longilíneas y su coloración oscura. Las hembras pueden pesar 490 kg. El rostro, en cambio, es claramente norteafricano T1, tiene una cara corta y cóncava y altamente expresiva como las vacas de raza cachena.
  • Raza vianesa: Origen, sureste de Ourense. Es también una vaca de transición hacia la raza rubia gallega. Es más estilizada que la precedentes. Tiene claros rasgos europeos T3, y ligeros rasgos T1, como la expresividad del rostro. Es una vaca armónica de gran tamaño, las hembra pueden pesar 560 kg. El dorso tiende hacia la horizontalidad. El hocico es alargado pero presenta ligeros rasgos T1 de origen norteafricano.
  • Raza rubia gallega: Origen, Galicia. Es la vaca más representativa de Galicia. Coloración rubia de su pelaje, igual que las vacas cachenas. Es el culmen de la ingeniería genética de los labriegos galaicos, en pos de conseguir una vaca de mayor tamaño y robustez que las rústicas norteafricanas. Es una vaca proporcionada, de lineas largas y rectas, dorso ligeramente horizontal, equilibrada. Las hembras pueden pesar 600 kg y los machos 1.300 kg.
  • Raza negra avileña: Origen, Sistema Central, España. Es una vaca grande, las hembras pueden llegar a pesar 500 kg, coloración negra. Pérfil recto y cuadrado, espalda larga y ancha musculada y bien erguida. Dorso con línea dorsolumbar horizontal. Cabeza de tamaño medio. Cara de perfil recto y alargado en hembras.
  • Raza tudanca: Origen, montañas occidentales de Cantabria. Es una vaca híbrida T3  y  T1  de tamaño medio. Las hembras pueden pesar 350 kg. La capa de coloración es gris. Los terneros al nacer son de coloración rubia. El rostro es de perfil cóncavo. Arcos superciliares blancos y el entorno labial también blanco.
  • Raza pasiega: Origen, valle del Pas, Cantabria. Antaño era la vaca predominante en Cantabria para la producción de leche, actualmente su distribución se reduce al valle del Pas. En cierto modo es pareja a la rubia gallega como experimento genético autóctono, pero en la comunidad de Cantabria. Es una vaca de tamaño medio, las hembra pueden pesar 335 kg con capa de color rojizo.
  • Raza terreña: Origen, Parque Natural de Gorbeia, Pais Vasco. Es una vaca de perfil ortoide. que conserva ciertos rasgos norteafricanos T1, como una cierta coloración castaña clara con oscurecimiento centrífugo. Arcos superciliares claros y borde labial también claro.

Haplogrupo AA

Se ha detectado en el análisis de ganado nativo brasileño, criollo argentino, razas criollas caribeñas e individuos de raza brasileña Nerole, definiéndose como un nuevo haplogrupo derivado del haplogrupo africano T1. Aunque todavía no se ha encontrado en poblaciones africanas ni Portuguesas sí se ha podido determinar este nuevo haplogrupo AA en algunos individuos de las razas Retinta y de Lidia. Esta evidencia ha corroborado los registros históricos sobre el papel del ganado ibérico como base del origen de las razas nativas americanas.

Una vez explicado todo esto, una imagen de una res de la que desconozco a priori la raza


Si ahora nos fijamos en sus características llama la atención los siguiente:

1) Apuntan a un importante componente T3 los siguientes rasgos:
  • Coloración negra de la capa
  • Perfil dorso-lumbar totalmente horizontal y largo
  • Terminación perfectamente ortogonal

2) Apuntan a componente T1 los siguientes rasgos claramente norteafricanos:
  • Pequeño tamaño
  • Cabeza corta
  • Cuernos proyectados hacia delante
  • Rostro expresivo


Aproximación a la raza  

La veo demasiado poquita cosa y peluda de mas para ser una negra avileña, así que opto por la raza
welsh black cattle


Como su nombre indica, este ganado es nativo de Irlanda y naturalmente negro. Por lo general, tienen cuernos blancos con puntas negras, pero estos pueden no estar presentes (existen cepas naturales sin cuernos). Las capas rojas aparecen ocasionalmente (rojo y otros colores fueron más comunes en el pasado). Tradicionalmente se crió tanto para la producción de leche como para carne, aunque en la actualidad solo se comercializa para carne. No sería raro que alguien tuviese esta raza en Galicia pues se aclimataría muy bien.

Nota: si no hubiese tenido cuernos diferenciarla de la raza angus, en especial la Aberdeen Angus, no me hubiese sido nada fácil. Ahora ya solamente me queda preguntarle al propietario para ver si he andado fino en la aproximación a la raza o ni me he acercado  ;-)

lunes, 27 de noviembre de 2017

La vaca Parda de Montaña

En tiempos remotos existía un rumiante salvaje al que los celtas llamaban “Auroch” palabra que derivaba de “aur” que significaba salvaje y “och” que significaba toro. Era el Uro (Bos primigenius), que en latín se conocía como “urus”. Una de las primeras descripciones de este animal rumiante aparece en las notas que Julio César redactó sobre la Selva Herciniana en su obra Comentarios a la guerra de las Galias:

La tercera raza es de los que llaman uros, los cuales vienen a ser algo menores que los elefantes;
la catadura, el color, la figura de toros, siendo grande su bravura y ligereza. Sea hombre o bestia, en avistando el bulto, se tiran a él. Mátanlos cogiéndolos en hoyos con trampas. Con tal afán se curten los jóvenes, siendo este género de caza su principal ejercicio; los que hubiesen muerto más de éstos, presentando por prueba los cuernos al público, reciben grandes aplausos. Pero no es posible domesticarlos ni amansarlos, aunque los cacen de chiquitos. La grandeza, figura y encaje de sus cuernos se diferencia mucho de los de nuestros bueyes. Recogidos con diligencia, los guarnecen de plata, y les sirven de copas en los más espléndidos banquetes.”

(Julio César, La Guerra de las Galias, Libro VI, XXVIII. Edición con las notas de Napoleón. Traducida directamente del latín por J. Goya Muniáin y M. Balbuena, 1986).

Este ancestro salvaje de los bóvidos actuales sufrió varios procesos de domesticación en diferentes momentos y regiones del mundo que comenzaron hace unos 10.000 años. Mientras que en el subcontinente indio el bovino doméstico que aparece pertenece a la subespecie de Bos taurus indicus (Cebús) en Europa el típo de bóvido doméstico que aparece es el perteneciente a la subespecie Bos taurus taurus. En Africa, aunque existe alguna controversia parece claro que existió un proceso de domesticación de este Bos taurus diferente al que se produjo en Oriente próximo con el Bos indicus, que fue seguido por migraciones de bóvidos cebuínos algunos miles de años después. Existen evidencias de haberse producido un proceso de domesticación en la región del Sahara, independiente del que se produjo en Oriente próximo de donde se supone el origen de las poblaciones domésticas que llegan a Europa.

La península ibérica situada en el Sur de Europa y próxima as Africa consitutye una región que ha podido recibir influencias tanto de poblaciones bovinas provenientes del Norte como de otras provenientes de Africa. Mediante análisis genéticos de DNA mitocondrial se han encontrado evidencias de que los bóvidos africanos y europeos se habrían separado hace unos 25.000 años, es decir, ¡antes del proceso de domesticación!. El haplogrupo T1 de este material genético es originario del norte de África y su presencia en las costas occidentales de Europa tiene que ver con las migraciones de pueblos norteafricanos durante el Neolítico por toda la costa occidental de Europa. Este haplogrupo ha presentado una frecuencia minoritaria en Anatolia y Próximo Oriente y en Europa se ha localizado en razas de Portugal, España, Italia y Grecia aún siendo otro haplogrupo, el haplogrupo T3, el grupo característico de las poblaciones de ganado doméstico europeas. Su presencia en el sur de Portugal y Galicia (Orense) se había relacionado con un posible intercambio de ganado ocurrido entre el norte de África y la Península Ibérica durante la Edad Media, con motivo de la dominación musulmana en Al-Andalus. No obstante, el descubrimiento de un resto de bóvido recuperado en el yacimiento del Portalón de la sierra de Atapuerca (Burgos, España), datado por radiocarbono en 1.800 años cal. aC y asociado a este haplogrupo T1, ha permitido retrasar los intercambios de ganado vacuno a través del Estrecho de Gibraltar al menos hasta cronologías de la Edad del Bronce. Este resto de bóvido con el haplogrupo T1 forma parte de un conjunto de 13 muestras recuperadas del Portalón y asociadas a la Edad del Bronce.

Una vez explicado un poco cual es el origen de nuestra ganadería bovina en la Península ibérica, recordemos como clasificamos en la actualidad a nuestras razas de vacas:

Razas Autóctonas de Fomento

  • Asturiana de los Valles
  • Avileña-Negra ibérica
  • Toro de lidia
  • Morucha
  • Pirenaica
  • Retinta
  • Rubia gallega

Razas autóctonas en peligro de extinción

  • Albera
  • Alistana-Sanabresa
  • Asturiana de la montaña
  • Avileña-Negra ibérica (variedad Bociblanca)
  • Berrenda en Colorado
  • Berrenda en Negro
  • Betizu
  • Blanca cacereña
  • Bruna de los Pirineos
  • Cachena
  • Caldelana
  • Canaria
  • Cárdena Andaluza
  • Frieiresa
  • Limiana
  • Mallorquina
  • Marismeña
  • Menorquina
  • Monchina
  • Morucha (Variedad Negra)
  • Murciana-Levantina
  • Negra Andaluza
  • Pajuna
  • Palmera
  • Pasiega
  • Sayaguesa
  • Serrana Negra
  • Serrana de Teruel
  • Terreña
  • Tudanca
  • Vianesa

Razas antiguas sin reconocimiento oficial

  • vaca de la Axarquía

Razas integradas en España

  • Blonda de Aquitania
  • Charolesa
  • Fleckvieh
  • Frisona
  • Limusina
  • Parda
  • Parda de la Montaña


Hasta ahora he hablado en una ocasión de una raza autóctona de fomento: la rubia gallega; de una raza autóctona en peligro de extinción: laCachena. Hoy le toca pues a una raza integrada en España: la Parda de montaña.

Raza Parda de Montaña

La parda de montaña es una raza vacuna española creada hace mas de 160 años a partir del cruce de la raza parda alpina con diversas razas autóctonas españolas (mantequera leonesa, asturiana de la montaña y pirenaica, entre otras). Actualmente, se encuentra en Aragón, Navarra, La Rioja, Asturias, Cantabria, Castilla y León y Madrid.

La parda alpina (Ratina en Asturias, León, Zamora y Cantabria) es una raza autóctona y rústica vacuna originaria de los Alpes suizos de poca producción láctea y cárnica y adaptada a la montaña.
Desde el año 1956 hasta la década de 1970 el Ministerio de agricultura importó ininterrumpidamente todos los años lotes de novillas de parda alpina, procedentes sobre todo de Suiza, Austria, Alemania, Francia e Italia para venderlas a ganaderos Cántabros, de los Pirineos y de la submeseta norte. Se aprovechaban para un triple propósito, carne, leche y fuerza motríz, pasando a ser la raza más numerosa de la mitad norte y llegando a desplazar o extinguir por absorción a la mayoría de las razas locales preexistentes. Hoy en día en territorios como León o Cataluña existen razas locales descendientes íntegramente de ejemplares de parda alpina.

Razas de la generación pardo alpina:

  • Parda de montaña cantábrica (con núcleo en la provincia de León)
  • Parda de montaña pirenaica (con núcleo en la provincia de Huesca).
  • Parda de los Pirineos o Bruna dels Pirineus (con núcleo en la provincia de Lérida).
  • Parda suiza o Brown Swiss (originaria de Canadá y Estados Unidos).

La raza bovina Parda de Montaña se explota por su aptitud cárnica. Los efectivos de esta raza se agrupan mayoritariamente en explotaciones de tamaño medio con sistemas de producción extensivos, en los que predomina el aprovechamiento de pastos en terrenos montañosos. Se suele criar en sistema valle-puerto. En otoño y primavera los animales están sueltos pastando día y noche y con la llegada del invierno se recogen para suplementarles con paja, heno y pienso, en verano se suben a los puertos de montaña para aprovechar los pastos de montaña. Los terneros permanecen con las madres unos cuantos 4 a 6meses y se destetan para llevarlos al cebadero hasta los doce meses.

Se distribuye en todas las provincias de Castilla y León, a excepción de Valladolid. En Aragón, preferentemente en el Pirineo, con núcleos en la provincia de Zaragoza y en la montaña de Teruel. En Navarra se concentra en los valles cercanos a Aragón. Así mismo, se extiende por toda la Comunidad de Cantabria, principalmente en la Comarca de Liébana. En el Principado de Asturias, en el Concejo de Onís.

Hay constancia de la existencia de la Raza Parda en España desde los años 1.840, pero a partir del año 1.957 se ha intensificado la utilización de cruces con distintas razas autóctonas de la geografía
española, principalmente con las razas: Mantequera Leonesa y otras denominadas Morenas del noroeste, motivo por el que la mayor implantación de la raza siempre ha estado y está en la provincia de León.


La vaca de raza Parda de Montaña tiene una cabeza de tamaño medio, proporcionada, expresiva y con perfil frontonasal recto. Orejas horizontales, grandes y con abundante pilosidad blanca en su cara interior. Mandíbula potente, morro ancho con amplios ollares. Cuernos de sección circular, blancos con el extremo negro y con nacimiento en prolongación con la línea de la nuca. Se presentan en lira baja o en gancho, aunque está muy extendida la práctica del descornado. En los machos, suelen ser rectos hacia fuera. Ojos grandes, poco destacados y de mirada apacible. Los machos pueden presentar tupé. El cuello es fuerte, de mediana longitud y musculado, más compacto en los machos. El borde superior es recto en la hembra y destacado en los machos, que presenta un morrillo bien marcado. Papada escasa y con pocos pliegues. Buena inserción en espalda y cruz, sin angulosidades aparentes.

La cruz es de longitud y anchura media, poco destacada y redondeada, más marcada en los machos. Espalda larga, ancha, musculada, oblicua y con buena inserción al costillar. Dorso y lomo rectos, anchos y en línea con la grupa. Pecho amplio, mucho más potente en los machos, y con poca papada. Tórax amplio y profundo, con costillares bien arqueados. Vientre voluminoso en las hembras, siendo en los toros más recogido. La grupa está muy desarrollada y es ancha y ligeramente inclinada. La cola nace en línea con la grupa y es corta y fina. Los muslos están bien desarrollados y son musculosos, siendo más voluminosos y convexos en los toros. Las nalgas son también musculosas, llenas y descendidas, tendiendo a la convexidad.

Su capa es de color pardo uniforme, presentado degradaciones en zona inguinal cara interna de las extremidades y orla blanca entorno al morro. Ambos sexos pueden presentar degradación a lo largo de la línea dorso lumbar, más acentuado en los macho. El color pardo oscila desde el claro al oscuro discreto, aunque con preferencia hacia capa claras. Los machos suelen ser más oscuros. Pezuñas y mucosas son negras, aunque presenta testículos, ubre y borde externo de la zona vulva-anal despigmentados. La piel es robusta y elástica. El pelo fino y denso. Pueden presentarse animales algo rizados. Al nacimiento, el ternero presenta coloración blanquecina o rubia clara.

Las patas son de longitud media, fuertes y con buenos aplomos, aptas para desenvolverse en terrenos abruptos. Cañas medias y pezuñas duras, simétricas y proporcionadas.




domingo, 26 de noviembre de 2017

La vaca Cachena

La última vez que comenté algo de una vaca fue de la Rubia gallega. En cierta manera me sentí obligado a hacerlo porque antes había escrito sobre una vaca Simmental que me había llamado la atención y que fue la excusa para introducir la clasificación taxonómica de los bovidos.

Hablé de la Rubia gallega porque quizás sea está la raza de vaca gallega por excelencia y no porque sea la única. Ya comenté en esa ocasión que hay 6 razas de vaca autóctonas de Galicia y que quitando la rubia gallega las restantes parecen proceder todas de la zona de Orense.

Os recuerdo que las razas de vaca autóctonas de Galicia son

  • Rubia gallega
  • Cachena
  • Caldelá
  • Frieiresa
  • Limiá
  • Vianesa
Lo que no dije al hablar de la rubia gallega es que las vacas de pelo castaño se considera que vienen de un tronco común al que denominamos tronco castaño y las vacas de capa rubia, de otro tronco común al que denominamos tronco rubio. Las vacas de capa negra de la península ibérica no iban a ser menos yonsideramos que provienen de un tronco negro. Si lo que hablamos es de vacas de la península ibérica, deberemos antes hablar de estos troncos, o mejor dicho, del tronco ibérico.

En el suroeste de la peninsula Ibérica se produjo una precoz domesticación del uro o Bos primigenius primigenius, cosa que no aconteció en el resto de la península, donde por lo tanto la presencia de vacunos domésticos fue menos intensa y más dispersa, con lo que los núcleos de ganaderos neolíticos cruzaron, o no pudieron evitar que se cruzaran, sus ganados con los uros. De esta fusión entre el Bos taurus y su agriotipo el Bos primigenius habría surgido el tronco vacuno ibérico. Su aspecto sería muy similar al del uro, con predominio de las capas castañas con oscurecimiento centrífugo y orla del hocico blanca o leonada. En este tronco se distingue una variedad de capa negra, que puede haber surgido tras la domesticación o haber estado presente en la especie silvestre, adaptada a vivir en los terrenos silíceos del oeste y centro de la península.

1) Tronco castaño ibérico

Es la estirpe peor conservada y hay quien la denomina agrupación de las morenas del noroeste.

- Asturiana de los Valles (Caarreña) y Asturiana de la Montaña (Casina): Asturias

- Limiana, Vianesa y Cachena: Orense

- Mantequera Leonesa: León

- Tudanca: Cantabria

- Lebaniega y Tudancas de capa guinda: Santander, en la vega del Deba.

- Campurriana (cruce con la Tudanca): norte de Palencia y sur de Cantabria

- Alistana y Sanabresa: Zamora

- Pajuna: sierras de Grazalema y Ronda

- Castellanas: Málaga, Almería, Granada y Jaén.

- Vaca marinera: Valencia y Cataluña

- Albera: Gerona

- Terreña y Monchina (hermana mostrenca de la Terreña): Álava y las merindades burgalesas (incluida la de la Bureba)

- Castas de lidia: “toros de la tierra”, de Colmenar Viejo y San Agustín de Guadalix, “Casta Jijona”, de Ciudad Real y “Casta Navarra” (cruce con el ganado Betizu que los pastores trashumantes pirenaicos bajaban para invernar.)

2) Tronco rubio ibérico

- Rubia Gallega: Galicia

- Pirenaica: Euskadi, Navarra, Aragón y Cataluña.

3) Tronco negro ibérico

La denominación tronco negro no resulta exacta ya que dentro de este grupo se adscriben razas de capa negra, gris (cárdena) y blanca y negra (berrenda).

- Serranas: montaña de La Rioja, Soria, Teruel y el Sistema Central. La transumancia es la causante de que su distribución alcance las zonas meridionales de Extremadura y el valle de Alcudia.

- Avileña-Negra Ibérica: en los prados de montaña del Sistema Central, sobre todo en La Sierra de Gredos, Sierra de la Paramera, La Serrota, Sierra de Villafranca y Sierra de Ávila.

- Sayaguesa: comarca zamorana de El Sayago. Probablemente proceda de la fusión entre la raza Morucha y la raza Alistana.

- Preta o Negra Portuguesa: a orillas del Tajo, en los distritos de Portalegre, Santarém, Évora, Setúbal y Beja

- Cárdena y Negra Andaluza: Andalucía.

- Caldelá: Orense, en el municipio de Castro Caldelas y su entorno.

- Berrenda en negro: Autoctona de Andalucía. Se encuentra muy distribuida geográficamente por España, ya que entre otras cuestiones se encuentra ligada al ganado de Lidia como cabestraje. La forma tamaño y distribución de las manchas puede variar si bien la más común y genuina es la llamada “listona”, “aparejada” o “galana”.

- Berrenda en Rojo: Autóctona de Andalucía. Cruce entre la Blanca Cacereña y la Retinta.

- Morucha: Arribes del Duero, al occidente de Salamanca, en su raya con Portugal y se extiende por las comarcas limítrofes de Zamora, Valladolid, Cáceres y Ávila. Se observan distintas capas dentro de esta raza: negra, cárdena (mezcla pelos blancos y negros), jabonera (blanco amarillenta) y berrenda en negro. Hoy es más común la capa cárdena.

*Los cruzamientos entre ambas variedades de berrendas y de éstas con otras razas producen capas muy variadas, como “sardas”, “berrendo en cárdeno”, “berrenda barrosa”, ensabanado, etc.

En la segunda mitad del siglo pasado, el éxodo hacia las ciudades provocó el abandono de miles de explotaciones rurales de tipo familiar y el rural gallego se despobló. Las cinco razas de bovino autóctono sin contar la rubia gallega estuvieron al borde de la desaparición. En el censo bovino de 1991 ninguna de las razas gallegas fue capaz de superar el millar de ejemplares. Para tratar de evitar su desaparición, el Centro de Recursos Zooxenéticos (CRZ) de la Xunta de Galicia en Coles (Ourense), estableció un programa de recuperación que incluye la creación de un banco de germoplasma -material genético que sirve para perpetuar o conservar una especie- y la difusión de las razas bovinas entre los ganaderos, aquellos en los que reside la capacidad de conservación de las especies domésticas. Como complemento de esta iniciativa, la Administración gallega creó un programa de ayudas a los ganaderos para la incorporación de razas autóctonas a sus rebaños, con el objetivo de hacer rentables las explotaciones de razas en principio desfavorecidas. El aumento de los censos permite evaluar la efectividad de todas estas medidas.


La raza Cachena

La palabra Cachena deriva del gallego “cacheno” que significa pequeño, con lo cual este nombre haría referencia al pequeño tamaño de la raza.




Otros nombre vulgares de la raza son “Galluda” y “Galleira” palabras que parecen derivar del termino gallego “Galla” el apero agrícola que en castellano se denomina horquilla; este apelativo haría pues referencia a sus grandes cuernos.



Sanches Belda (1984) dice que por su aspecto sitúa a esta raza en el tronco Cántabro, pero por su cornamenta se le supone otra ascendencia, quizás de la subespecie Bos taurus mauretanicus del norte de Africa.



El área principal del origen y dispersión geográfica de la raza se sitúa en las zonas montañosas de los ayuntamientos incluidos en el parque natural Baixa Limia-Sierra del Xurés, en la provincia de Ourense, y en las estribaciones montañosas del homólogo parque nacional portugués de Peneda-Gerês. En el año 1996, tan sólo existía 1 explotación fuera de la provincia de Ourense. Al final de su regresión censal quedó prácticamente acantonada en la parroquia de Illa, más concretamente en la localidad de Olelas, en el concello de Entrimo. En 1987 en los montes de Olelas sobrevivía un contingente de 100 ejemplares, en manos de tres familias. Actualmente constituyen una reserva genética y andan por las 4.000 y pico el total de cachenas españolas, según los libros genealógicos que maneja Boaga, la Federación de Razas Autóctonas de Galicia. El sello distintivo que le ha otorgado esta institución ha elevado sus ventas y su eco mediático.


Las primeras referencias escritas de esta raza las encontrámos en la “Xeografía Xeral do Reino de Galicia (Risco, 1936)”. Posteriormente, a principios de siglo, los datos fueron recompilados por el entonces inspector de Higiene Pecuaria y Jefe Provincial de Ganadería de Orense, el veterinario Javier Prado Rodríguez, que la describía de esta manera:

"Vaquita liliputiense, rústica, que vive en libertad en pastoreo constante en las montañas del ayuntamiento de Entrimo y que, aparte de su diminuta talla, ofrece como signo característico una franja a lo largo de la cara de coloración más baja que él resto de su capa castaño-oscura y con unas líneas negras alrededor de los ojos como sí la res llevase gafas de gruesa montura".



Son animales de configuración muy especial: es la raza de vaca española más pequeña, con un gran tamaño de la cornamenta y gran expresividad facial, con una mirada de alerta permanente.


En la actualidad en general la capa es castaña clara, más oscura en la región del cuello; las mucosas, pezuñas y parte dorsal de la encornadura son negras, tienen un típico flequillo en la testuz y el pabellón auricular y cola están bien pobladas de pelo. La altura de la cruz machos es de 122 cm en los machos y 117 en las hembras. El peso es de 585 kg en los machos y 380 kg en las hembras.






Y finalmente un precioso video donde se habla de las razas autóctonas gallegas ¡y no solo de las bobinas!



sábado, 25 de noviembre de 2017

Rubia gallega

No hace mucho que hablé de la raza de una vaca y recorríamos los siguientes peldaños de la clasificación taxonómica del animal

Filo Chordata
Clase Mammalia
Subclase Theria
Infraclase Eutheria (Placentalia)
Orden Artiodactyla
Suborden Ruminantia
Infraorden Pecora
Familia Bobidae
Subfamilia boninae
Género Bos

Llegamos al Bos primigenius y despues vimos entonces cuales eran las razas españolas reconocidas de acuerdo con el Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España. El que quiera recordar esto solamente tiene que consultar Simmental una vaca extranjera.

Pues bien, de todas las razas españolas, las razas autóctonas gallegas son la Rubia gallega, Cachena, Caldelá, Frieiresa, Limiá y Vianesa. Todas, salvo la rubia, tienen su origen y principal medio de desarrollo la provincia de Ourense, que es la gran reserva de la biodiversidad bovina de Galicia. Pero si alguna de ellas es la vaca gallega por excelencia es la Rubia gallega, por eso hablaré hoy de ella.

La vaca Rubia Gallega se caracteriza por su gran rusticidad y su capacidad de adaptación a entornos adversos. Es un ganado dócil y de fácil manejo. Tiene unas cualidades maternales excelentes.


Al parecer fueron los celtas los que la trajeron a Galicia, estando emparentadas con la vaca rubia de Aquitania.

En su región natural, Galicia, las vacas se desarrollan sobre un suelo granítico y pizarroso; en un clima lluvioso y húmedo; y con unas temperaturas medias de 12 a 14ºC. La raza abarca toda la comunidad autónoma gallega si bien su foco central se encuentra en la provincia de Lugo en la que se encuentra el 75 % del censo. Además se localizan puntualmente explotaciones de la raza Rubia Gallega en otras Comunidades Autónomas como Castilla y León, Madrid, La Rioja o Aragón.

Es un animal de perfil recto o ligeramente subconvexilíneo, de aspecto global equilibrado, dotado de longitud, profundidad, y cierta ampulosidad y anchura. Es de un tamaño medio y proporcionado. La altura de la cruz es de 149 cm en los machos y 138 en las hembras y el peso es de 1.300 kg en los machos y 600 kg en las hembras. El esqueleto es robusto, fuerte y bien desarrollado. Su capa es de color uniformemente rubio, trigueño o canela (capa teixa), admitiéndose oscilaciones que van desde el claro (marelo) hasta el oscuro (bermello).


Se admiten degradaciones centrífugas en las bragadas, axilas, cara interna de los muslos, cara posterior de las nalgas, partes distales de las extremidades, punta de la cola, morro y alrededor del ojo. Los cuernos son de nacimiento posterior, dirigidos hacia delante y arriba. Cortos y gruesos en machos. Su tonalidad es rosada o blanquecina en su base, sin pigmentación, salvo un oscurecimiento hacia las puntas. Las mucosas son sonrosadas. Su tórax es profundo, largo y arqueado; el dorso y los lomos son anchos, planos y musculados; los muslos, nalgas y piernas son convexos, largos y descendidos. Un 55% de la población porta el gen de la miostatina que es responsable de una hipertrofia de la musculatura de las nalgas, dando lugar a vacas mas culonas (algo interesante si se piensan comercializar por su carne).



Son vacas longevas pues viven una media de 21 años. Se las caracteriza como dóciles y mansas, aunque ya he encontrado comentarios de algunos ganaderos en algún foro, avisando que cuando una de ellas sale brava, puede ser el mismo demonio.

Los terneros se crían mediante lactancia natural, con destete a los 7 u 8 meses. Durante la lactancia (210 días) tienen una ganancia media de 1.200 gramos/día.

La raza Rubia Gallega es ampliamente utilizada por el colectivo lechero, aunque es la raza de especialización cárnica más usada en España por inseminación artificial.



El índice de fertilidad es similar a la media nacional en torno al 67 %, el índice de prolificidad, considerado como la relación entre el número total de terneros por madre, es de 5, cifra superior a la media de las razas cárnicas. Es de destacar la facilidad de parto que supera el 85 % de vacas que paren solas. La producción lechera media de las madres en 3ª lactación es de 2.239 kg de leche en 296 días, con 4,4 % de grasa, lo que nos proporciona una media de 7,5 kg /día, cifra considerable para una hembra bovina de aptitud cárnica.



La carne de la Rubia Gallega está amparada por la I.G.P. Ternera Gallega y con su leche se elabora queso de la DOP Cebreiro, DOP San Simón da Costa, DOP Arzúa-Ulloa y la DOP Queso Tetilla.

La raza Rubia Gallega, se emplea en cruces industriales con animales de las razas Holstein, Morucha, Avileña Negra Ibérica y con mestizos en España y con razas cebuínas en Suramérica.