Buscador

lunes, 18 de enero de 2016

Calotipos y Pisqiatría en el 1800

Ahora me dispongo a hablar un poco sobre fotografía y psiquiatría y creo que lo primero que debería hacer es delimitar bien sobre que pretendo hablar.


Si entrecruzamos la psiquiatría y el arte de la fotografía, podemos ver que hay dos grandes perspectivas desde la cuales podemos hacer frente al asunto.


La primera es cuando atendemos única y esclusivamente a los contenidos de las propias imágenes y a la utilidad o propósito con la que estas fueron tomadas. Desde este punto de vista podemos hablar de las fotografía como técnica descriptiva y clasificatoria de las enfermedades mentales, de la fotografía como testimonio gráfico o incluso como medio de denuncia, de la fotografía como documento histórico y médico en si misma o de la fotografía como arte plástica pero enfocada y orientada a la enfermedad mental.


Una segunda perspectiva nos permitiría hablar de la fotografía mas allá de lo objetivo y de su contenido y orientarla como un medio en el proceso de diagnóstico o instrumento terapeútico en salud mental.


En este caso voy a hablar de la fotografía atendiendo a su valor como documento histórico, médico y documento gráfico además de como obra personal con un valor artístico. La primera utilidad que tuvo la fotografía en medicina y por supuesto también en psiquiatría fue la de vehículo de ilustración y divulgación de la fisognomía y la psicopatología del individuo. Ya he escrito en este blog sobre la fotografia y Duchene, las primeras fotografias de un caso de hermafroditismo y ahora le toca a la enfermedad mental. Hay que recordar que además por el 1800 están los orígenes de la psicometría y la eugenesia y la fotografía también se utiliza en estas fechas para la psicometría e identificar delincuentes  y para intentar explicar con esta trastornos de la personalidad y psicológicos (hable algo de ello en la entrada de Havelock Ellis).

En este contexto es en el que debemos de situar a nuestro artista fotógrafo de hoy, Hugh Welch Diamond.


Huhg Welch Diamond retratado por Henry Peach


Hugh Welch Diamond fue un médico y psiquiatra Inglés nacido en 1809 in Goudhurst, Kent, que por su afición y dominio de la fotografía, aplicada a su profesión, es conocido como el padre de la fotografía psiquiátrica.

Hugh Welch fue educado en Norwich School y posteriormente estudió medicina en el Colegio Real de Cirujanos en 1824. Abrió consulta médica privada en el Soho de Londres y tras unos años de trabajo,  entre 1848 y 1858 y siguiendo los pasos de su padre que había dirigido un establecimiento para enfermos mentales, se especializa en psiquiatría, y ocupa la plaza de superintendente del departamento de mujeres del Surrey County Lunatic Asylum. En esta época comienza a retratar a diversos pacientes del asilo con el fin de ilustrar los diferentes tipos de locura, convencido de que el diagnóstico podía deducirse de la expresión facial.


“El fotógrafo [a diferencia del Metafísico y Moralista, el Médico y el Fisiólogo] no necesita la mayoría de ocasiones de un discurso propio, prefiere escuchar, con la imagen delante, al silencioso pero elocuente lenguaje de la naturaleza. – para él es innecesario utilizar los vagos términos que denotan una diferencia en el grado de sufrimiento mental, como por ejemplo aflicción, pena, pena profunda, dolor, melancolía, angustia, desesperación; la imagen habla por si misma con la mayor precisión e indica el punto exacto que se ha alcanzado en la escala de infelicidad…”

Hugh Welch presentó en varias ocasiones su trabajo en público. La primera fue en la muestra organizada por la Society of Arts en 1852, la primera exposición exclusivamente dedicada a la fotografía y en la que se presentaron más de 1000 imágenes, entre ellas dos colecciones de retratos titulados “Tipos de Locura”, positivados sobre cristal con la más reciente técnica del colodión húmedo. Algunos de sus muchos calotipos que presentan las expresiones de las personas que sufren trastornos mentales son particularmente conmovedores. Huhg hace obras de arte de clara tendencia pictorialista en las que en ocasiones da la impresión de que hace posar a las pacientes en actitudes un poco teatrales y no muy espontaneas, las arregla, las coloca y lo hace todo sigueindo paronea clasicos del retrato artístico.

Para mi es bastante evidente que los retratos que hacia Huhg Welch no los consideraba simplemente documentos médicos, sino también obras de arte



































Pero verdadero el interés  e impacto académico de las fotografías hechas por Hug Welch en el Asilo de Surrey ocurre con las publicaciones de John Conolly en 1858 sobre la fisognomía de la locura, ilustradas con estas fotografía. En 1839 Conolly fue nombrado médico residente del Middlesex County Asylum, un asilo para alienados del condado de Hanwell que por aquel entonces era el manicomio más grande de Inglaterra, con capacidad para 1000 internos.
 
Si miramos estas fotografías de Hug Welch desde la segunda perspectiva que mencionaba al comienzo del post y haciendo caso a sus mismas palabras, podremos que ver que el autor daba mas utilidades a sus fotografía, adelantándose incluso a su tiepo con algunas de sus proposiciones. En 1856 dio una conferencia en la Royal Society, presentando con entusiasmo la utilidad de la fotografía para:

1) El registro del aspecto de los enfermos con ánimo diagnóstico o clasificatorio
2) identificación y recuerdo de pacientes en caso de necesitarse una readmisión;
3) Tratamiento psiquiátrico al presentar sus propios retratos a los pacientes, pues según él recibirían una auto-imagen muy precisa, lo que ayudaría su cura.


En 1856 y tras el fallecimiento de un paciente por el tratamiento indicado por uno de sus colegas y la
investigación subsiguiente, Hugh Welch, dimitió de su cargo en el Asilo de Surrey y abrió una una pequeña clínica privada , dedicándose además con gran interés al mundo de las antigüedades. A partir de entonces no se conocen otras fotografías suyas de pacientes, aunque miembro y fotógrafo de honor de la Society of Antiquaries, Hugh Welch también fotografió antigüedades y escribió artículos semanales sobre la fotografía para una revista de anticuarios. Fue también un activo paisajista y estuvo interesado en la arqueología.
 
En reconocimiento por su aliento y por su disposición a compartir sus conocimientos se le concedió en 1855, un premio testimonial de  300 £ por su servicio a la fotografía, suscrito entre otros por Delamotte, Fenton y George Shadbolt.

En 1867, la Photographic Society le concedió su medalla en reconocimiento a "su larga y exitosa labor como uno de los principales pioneros del arte fotográfico y de sus continuos esfuerzos para su avance".

Al año siguiente, por iniciativa propia, renunció a cualquier salario más como secretario de la Sociedad, y se convirtió en su Secretario Honorífico.

Henry Peach Robinson, fotógrafo pictorialista sobre el que pienso escribir otra entrada en el Blog reconocía A Hugh Welch como  su"figura paterna" de la fotografía.

Hugh Welch Diamond fallece el 21 de Junio de 1886 en Twickenham.