Buscador

miércoles, 17 de junio de 2015

Miomatosis uterina: Una imagen radiológica

Un mioma es un tumor benigno y no canceroso que crece en el tejido muscular del útero o miometrio en las mujeres. Su nombre real es Leiomioma uterino, ya que proceden de tejido muscular liso del miometrio. Sólo un 0,5% de los miomas se convierten en tumores malignos (sarcomas). 

Una de cada 5 mujeres puede tener miomas durante sus años de fertilidad. La mitad de todas las mujeres tiene miomas hacia los 50 años. Se estima que aproximadamente una de cada cuatro a cinco mujeres de más de 35 años de edad padecen de este tipo de tumor Los miomas son infrecuentes en mujeres menores de 20 años y son más comunes en mujeres de raza negra que en mujeres de raza blanca.

Los miomas uterinos se clasifican generalmente en función de su localización: 




  1. Submucosos (en el endometrio y haciendo relieve en la cavidad uterina) 
  2. Intramurales (en el miometrio, sin alterar otra capa del útero)
  3.  Subserosos (fuera de miometrio, hacia el exterior uterino, alterando los paracolpos) 
  4. Pediculados (en un tallo o pedúnculo largo en la parte externa o del útero o dentro de la cavidad del útero) 


La aparición y crecimiento del mioma se ve favorecido por los estrógenos presentes en la edad fértil de la mujer. Es muy infrecuente que aparezcan antes de la primera menstruación (menarquia) o después de la menopausia 


 La mayoría de los miomas son asintomáticos aunque pequeños miomas situados en el endometrio pueden causar metrorragias importantes y/o hipermenorreas y así, en ocasiones incluso provocar una anemia.

 Los síntomas más comunes de los miomas uterinos son: 

  • Sangrado entre periodos (polimenorrea). 
  • Sangrado menstrual abundante, a veces con coágulos de sangre (metrorragia).
  •  Periodos menstruales que pueden durar más de lo normal (menorragia). 
  • Necesidad de orinar con mayor frecuencia (tenesmo urinario).
  •  Calambres pélvicos o dolor con los periodos (dismenorrea). 
  • Sensación de llenura o presión en la parte baja del abdomen (dolor suprapúbico).
  •  Dolor durante la relación sexual (Dispareunia).


La técnica de imagen diagnóstica por excelencia es la ecografía, que se puede realizar tanto por vía vaginal como abdominal. Los ecógrafos modernos permiten detectar miomas de hasta 5mm y los sistemas Doppler que incorporan permiten analizar su vascularización. Otras técnicas diagnósticas por la imagen son la tomografía axial computerizada (TAC) y la resonancia nuclear magnética (RNM).

En ocasiones podemos ver un mioma calcificado directamente en una radiografía simple de abdomen, como es el caso que presento y que vi en una guardia de hace poco:


El tratamiento de los miomas depende de la edad, de que la paciente desee tener hijos o no, del número, tamaño y localización de los miomas y de la sintomatología que se presente.

Como es frecuente que las pacientes con miomas padezcan anemia es frecentemente necesaria la toma de suplementos de hierro por vía oral

 Si la paciente tiene sobrepeso, es importante que pierda peso para que no crezcan los miomas.

Si los miomas son pequeños y están estables se somete la paciente a controles ginecológicos periódicos. Si en éstos se observa que los miomas crecen y/o empiezan a causar dolor, hinchazón abdominal y sangrados excesivos, se puede utilizar en el tratamiento los anticonceptivos, la progesterona y los antinflamatorios (AINE) que inhiben la síntesis de las prostanglandinas.

Cuando el útero es muy grande o los miomas crecen muy deprisa, o cuando los síntomas no responden a las medidas farmacológicas, el mejor tratamiento será ya sea las técnicas quirúrgicas:


  • La embolización de arterias uterinas por parte de los radiólogos intervencionistas o el tratamiento HIFU (guiado por ultrasonidos o ecógrafo, USgFUS, o mediante resonancia magnética, MRgFUS). Este procedimiento detiene el riego sanguíneo al mioma, lo que hace que muera y se encoja. Esta puede ser una buena opción si desea tener hijos en el futuro. 
  •  Histeroscopia: con este procedimiento se pueden eliminar los miomas que crecen dentro del útero. 
  • Miomectomía: con esta cirugía se extirpan los miomas del útero. También puede ser una buena opción si desea tener hijos. No impedirá que los miomas crezcan de nuevo.
  •  Histerectomía: con esta cirugía, se extirpa el útero por completo. Puede ser una opción si usted no desea tener hijos, si los medicamentos no funcionan y si no le pueden realizar otros procedimientos.