Buscador

miércoles, 1 de enero de 2014

Magnum First

La agencia fotográfica Magnum se creó en París en 1947, pero no fue hasta 1955 que celebró su primera exposición colectiva "El rostro del tiempo" (Gesich der zeit) que reunió imágenes de sus fundadores y grandes talentos, Robert Capa, Henri Cartier-Bresson, Werner Bischof, Ernst Haas, Erich Lessing, Jean Marquis, Inge Morath y Marc Riboud. La exposición que contenía fotografías realizadas entre 1947 y 1954 fue inaugurada en Austria y recorrió varias ciudades hasta que se le perdió la pista. Las fotografías han permanecido olvidadas durante más de 50 años en el sótano del Instituto Cultural Francés de Innsbruck, y han sido descubiertas recientemente gracias a las investigaciones de Christoph Schaden.

En esta exposición los fotógrafos a modo de prólogo, seleccionaron una fotografía de cada una de sus series para presentar la exposición. Curiosamente ní que lo estaba, y con dos fotografías.estaba representados ni Robert Capa ni Jean Marquís, mientras que Erich Lessing sí lo estaba y con dos fotografías. Para dar a las series sensación de diversidad, cada una de ellas se montó sobre fondos de diferentes colores, elegidos por los propios fotógrafos.

La Fundación Canal de Isabel II trajo en Octubre del 2013 a Madrid los 83 trabajos originales de esa primera exposición de Magnum y allí permaneceran expuestos si nada lo impide hasta este mes de Enero del 2014.El horario de visita es de 11:00 a 20:00 todos los días, salvo los miércoles que cerrarán a las 15:00. 


La entrada es completamente gratuita.



Yo tuve la suerte de poder verla con mi mujer hace unos días y en la grata compañía de mi primo Javier y su mujer Nuria. Desde aquí, muchas gracias a los dos por la idea de quedar allí. No os lo dije en persona, pero aprovecho ahora este post para hacerlo. ¡Sois estupendos!

La exposición incluye reportajes gráficos muy distintos que van desde momentos históricos hasta una superproducción cinematográfica de Hollywood (tierra de Faraones).



Las fotografías de Ernst Haas (Viena, 1921 - Nueva York, 1986), de la superproducción hollywoodiense de 1955 Tierra de faraones muestran el complejo rodaje en exteriores, las tormentas de arena y el mes de ayuno del Ramadán que convirtieron la filmación en una verdadera tortura para los cuatro mil figurantes mayoritariamente musulmanes. Tierra de faraones fue estrenada en 1955 y su director Howard Hawks pensó inicialmente en Robert Capa para cubrir el reportage de la filmación, pero éste rechazó el encargo. Las fotografías de Hass corresponden a la época de su inicio profesional y deja en las fotografías su particular sello intentando plasmar con la mayor verosimilitud posible la esencia del antiguo Egipto, verificando la máxima de que mediante la fotografía puede revelarse todo un universo dentro de un universo a través de una abstracción de ideas. Hass practicaba la fotografía rompiendo casi todas las normas académicas: disparaba contra el sol y fuera de foco para jugar con los reflejos y las texturas y aunque ejerció la fotografía documental, en cada toma hay una interpretación personal. Las imágenes, realizadas en exteriores bajo las condiciones más duras imaginables, dan fe de las peripecias del rodaje: el calor del desierto, planos generales de miles de figurantes, tormentas de arena y el mes de ayuno de Ramadán convirtieron el rodaje en una tortura para los mas de 4000 participantes, mayoritariamente musulmanes y en un reto para el propio Hass. El reportaje fue publicado en la revista Life.

Robert Capa participa en esta  folclórica con la serie mas corta de todas, únicamente con tres fotografías de una danza interpretada durante un festival vasco en 1951 en Biarritz 8país Vasco francés). Representan su vuelta a España después de las fotografías que tomó durante la guerra civil, 14 años después de realizar su reportaje sobre el bombardeo de Bilbao en 1937 y llaman la atención por su escasez, su tema costumbrista, así como por el bajo punto de vista desde el que hizo la toma (posiblemente rodilla en suelo). 



Cartier-Bresson expone 18 fotografías de un portfolio realizado en 1948, ubicándose con su Leica telemétrica en el epicentro de las multitudes y narrando fielmente los últimos días de vida y el funeral de Gandhi. La secuencia fotograáfica no puede ser mas completa: la víspera de su asesinato, el anuncio de su muerte por el primer ministro Nerhu, el pueblo durante el cortejo fúnebre, su cremación y el dolor de sus miles de seguidores mientras observan el esparcimiento de sus cenizas en el río Summa. Esta serie fotográfica constituyó la base para el mítico reportaje aparecido como testimonio póstumo a Gandhi en la revista Life en Febrero de 1948. Muchos expertos la consideran la obra cumbre del fotoperiodismo mundial.


Erich Lessing refleja la devastación provocada por la segunda guerra mundial y expone fotografías de niños vieneses durante la ocupación alemana, ajenos al duro momento que se estaba viviendo. Niños observando inocentemente a la policía mientras realiza maniobras de guerra, jugando en la frontera, en el ayuntamiento o entre los tanques instalados en las calles, los niños cantores de Viena durante alguna presentación o el primer plan de un niño bebiendo cerveza mientras observa el entorno. Los críticos describieron aquella serie de imágenes como "unas escenas de niños maravillosamente observados".



Bischof y Morath retratan momentos costumbristas llenos de matices y contrastes. De Bischof podemos ver una serie considerada unánimemente como una de las mejores en la historia del fotoperiodismo mundial. El fotógrafo elije siete fotografías muy variadas y diametralmente opuestas de sus viajes alrededor del mundo en los años 50. En ella se percibe a un Bischof que ha encontrado en el fotoperiodismo su senda vital, dedicándose a crear unas bellísimas imágenes con extraordinario nivel de perfección técnica y compositiva, incluso en las circustancias más extremas, complementadas con un humanismo y un profundo respeto por las personas fotografiadas. Las fotografías destacan por sus matices y contrastes, tanto en la composición como en las tonalidades del blanco y negro. POdemos ver entre otras la imagen de un sacerdote sintoísta en el patio de un templo, tomada en unos de sus viajes y la última fotografía que tomó antes de su trágica muerte accidental, de un niño peruano tocando su flauta mientras camina.



Inge Morath, la única mujer miembro titular del grupo en aquellas fechas y por tanto de la exposición, aporta una serie de fotografías realizadas en 1953 tomadas en los distritos londinenses del Soho y Mayfair, que retratan el conservadurismo inglés y entre las que se encuentra un retrato de Lady Eveleigh Nash. Esta acabaría siendo la obra más reproducida de la artista. De Morath iempre se decía que siempre  tenía la virtud de fotografiar lo que veía, perocon un ojo en el objeto retratado y otro en el alma del retratado. En esta serie cabe destacar el meritorio nivel de detalle de la imagen considerando que la gama de negros es extrema. Las fotografías fueron realizadas para un reportaje publicado en 1953 en la revista Holiday.


Marquis nos acerca momentos íntimos y escenas de la vida cotidiana como el viaje que realizó Marquis a Hungría en 1954 junto a su esposa Susie Fisher (prima de Robert Capa), cuyas imágenes se publicaron en The New York Times Magazine. Las fotografías son de tinte costumbrista y muestran lugares como las ruinas del puente de Isabel en Budapest, mujeres vestidas con trajes típicos, la ceremonia de celebración de Pentecostés en Galgahériz o un joven paseando plácidamente en triciclo por el Danubio. Algunas de las fotografías se publicaron en noviembre de aquel mismo año en el New York Times Magazine.



Marc Riboud expone una serie de retratos costumbristas de Dalmacia, región vecina de Austria, realizados en 1951, dos años antes de incorporarse a Magnum Photos. La serie tomada en Vrilinka, Split y Dubrovnik, muestra mujeres hilando, granjeros, pastores, una anciana contemplando pensativa el horizonte, sin dejar de lado los lugares típicos como el mercado popular, algunos entornos urales o las estrechas callejuelas de Dubrovnik,


y termina de forma simbólica con la imagen de un retrato del Jefe de Estado Yugoslavo durante un mitin.


Variaciones propias de Riboud, que se caracteriza por ser un fotógrafo extremádamente versatil cuya producción abarca desde reportajes de guerras y de movimientos sociales hasta reportajes fotográficos sobre los más diversos temas como la industria o las modernas tecnologías.